¿Quién es Pilar Quintana? En esta entrevista revela todo

¿Quién es Pilar Quintana? En esta entrevista revela todo ►

Literatura, Escritora

21/01/2022 7:39:00 p. m.

¿Quién es Pilar Quintana ? En esta entrevista revela todo ►

La escritora caleña habla sin filtro de su novela 'La perra', de la vida en el mar, la escritura y la maternidad

Leer más: EL TIEMPO »

Viruela del mono: lo que debe saber sobre la enfermedad que genera alerta

La afección tiene una estructura relacionada con la viruela, pero es en general más leve. Leer más >>

Ahora hasta pa' leer hay que pagar, que mal servicio amigues, cambien sus políticas.

¿Quién es el entrenador denunciado por abuso de atletas en Santander?¿Quién es el entrenador denunciado por abuso de atletas en Santander? ► NoEsHoraDeCallar

¿Quién es Giovanny Vega Blanco?, el entrenador señalado por presuntos abusos sexuales y psicológicosGiovanny Vega Blanco, denunciado por abusos sexuales y psicológicos, es un reconocido entrenador de atletismo santandereano que ha obtenido destacados logros con sus dirigidos, que incluso le permitieron estar al frente de la Selección Colombia de atletismo en varias oportunidades. Lleva más de 30 a... Ese desgraciado debe pagar por los daños ¡¿es en serio DianaSaray ?!! ¡¡¡¿¿¿En una denuncia de acoso sexual esto es lo que les parece más importante de reportar!!! Faltó que le prendieran una veladora para que se canonize al tipejo este. DianaSaray ¿Qué tal si en vez de estar haciendo notas para lavar la cara a abusadores, hacen reportaje sobre los efectos que este tipo a dejado en las mujeres que han denunciado, o cómo hay todo un sistema que falicita los abusos en escenarios deportivos!!!?

¿Quién podría 'temblar' si Aída Merlano confiesa algunos pecados?Política🏛 | Aida Merlano reapareció desde Venezuela y solicitó hablar ante la Corte Suprema de Justicia (CorteSupremaJ) sobre supuestos delitos que salpicarían a un actual senador de la República.

¿Quién delató a Ana Frank?Seis años de investigación concluyeron que el escondite pudo ser revelado por un notario judío. 'pudo ser' implica que 'pudo no ser' Seis años invertidos para concluir que no hay conclusión El punto central termina siendo 'señalar a un judío' que puede que si como puede que no Y como hiciéron con la comida, durante los años en ese encierro, y sin agua ni electricidá? Que alguien explique, es pa conocimiento de cultura geberál.

¿De quién es el Encanto de Salento?Opinión🗣 | 'En un bus municipal nos regresaríamos a Salento, para seguir caminando sus calles y esperar que un miembro de la familia “Madrigal” se asomara por alguna ventana de colores'. Por: Patasolatrekk patasolatrekk Buena publicidad al lugar y buena narrativa. Un 'pero', qué culpa tienen los extranjeros de que los nacionales no sean emprendedores? es culpa del extranjero sentir amor por tierras extraordinarias que los 'propios' no aprecian?

¿Quién es más caro? Los cinco jugadores más cotizados en la TricolorSelección Colombia Estos son los jugadores más evaluados que están en la convocatoria de Reinaldo Rueda Evaluados = costosos?...señor periodista hágase bachiller... Si colombiano no clasifica se deben ir todos Ramón jesurun, Álvaro González Alzate, Reinaldo Rueda entre otros.

Cuando la marea del Pac\u00edfico sub\u00eda, Pilar Quintana (Cali, 1972) ten\u00eda que regresar a su casa nadando. A veces el mar se elevaba tres metros. A veces ocho. Viv\u00eda en\u0026nbsp; Juanchaco (Buenaventura, Valle del Cauca), en una vivienda que ella y su marido de entonces construyeron sobre un acantilado. Era otro mundo: libre, lejano, extremo.Cuando abr\u00eda las ventanas, la casa se convert\u00eda en una gran terraza con biblioteca y vistas al oc\u00e9ano. Caminaba por la selva, le\u00eda, escrib\u00eda, nadaba. As\u00ed se le iban los d\u00edas. Estaba, dice ella, \u201cen el sitio m\u00e1s bonito del universo\u201d. Pero nunca m\u00e1s volvi\u00f3. No quiere. No puede. En los nueve a\u00f1os que vivi\u00f3 en esa zona abandonada del pa\u00eds est\u00e1 la g\u00e9nesis de La perra (Random House, 2017), su cuarta novela, premio EAFIT 2018 y PEN Translates Award 2019, traducida al ingl\u00e9s, el dan\u00e9s, el holand\u00e9s, el italiano, el alem\u00e1n, el griego, el hebreo, el franc\u00e9s, el portugu\u00e9s y el island\u00e9s. Adem\u00e1s, acaba de ser finalista \u2013en la categor\u00eda de novela traducida\u2013 los National Book Awards, un prestigioso premio que desde 1950 celebra la mejor literatura de Estados Unidos y que ganaron figuras de la talla de William Faulkner, Philip Roth, Cormac McCarthy, Flannery O\u2019Connor o Thomas Pynchon. Quintana fue elegida en 2007 entre los 39 escritores menores de 40 a\u00f1os m\u00e1s destacados de Am\u00e9rica Latina. Sin mucho ruido, se ha ido convirtiendo en una de las voces m\u00e1s s\u00f3lidas de la literatura latinoamericana actual. Su obra la completan Cosquillas en la lengua (Planeta, 2003), Coleccionistas de polvos raros (Norma, 2007), Conspiraci\u00f3n iguana (Norma, 2009) y la colecci\u00f3n de cuentos Caperucita se come al lobo (Cuneta, 2012 y Random House 2020).(Tambi\u00e9n la entrevista de Bocas con Mariana Enriquez, \u0027el nuevo Cien a\u00f1os de soledad m\u00e1s gay\u0027) En sus libros hay sexo expl\u00edcito, mujeres gordas, negras, hombres que no saben mover la lengua para estimular el cl\u00edtoris, hombres que huelen a agrio, hombres que violan, hembras que desean y hacen felaciones y otras que lidian con la imposibilidad de ser mam\u00e1s. A ella le gusta llamar a las cosas por su nombre. Sin ambages. M\u00e1s queescribir, grita. Va de frente. Y no le importan las consecuencias.Pilar Quintana mide un metro con cincuenta y seis cent\u00edmetros. Estudi\u00f3 Comunicaci\u00f3n Social en la Universidad Javeriana. Tambi\u00e9n es guionista. Es madre de un ni\u00f1o de cinco a\u00f1os. Naci\u00f3 en una familia cale\u00f1a de clase media alta, protegiday rodeada de privilegios. En una burbuja. Sus padres se separaron cuando ten\u00eda nueve meses. De peque\u00f1a se recuerda inquieta, un tanto intr\u00e9pida y un poco machita. Antes ten\u00eda el cabello muy negro, pero ya asoman unas canas que se piensa dejar porque le parecen divinas. Es atleta, lleg\u00f3 a cintur\u00f3n caf\u00e9 en karate; le encanta la salsa, Elvis y la ciencia ficci\u00f3n apocal\u00edptica.Su cl\u00f3set es m\u00e1s bien monocrom\u00e1tico. Negro y gris que acompa\u00f1a con accesorios rojos y con las u\u00f1as pintadas de rojo, aunque hoy no porque hace como nueve meses que no se las pinta. Viene de una sesi\u00f3n de fisioterapia porque unas semanas atr\u00e1s se cay\u00f3 mientras corr\u00eda y se lesion\u00f3 el hombro izquierdo. Ya est\u00e1 mejor. Ya puedecorrer otra vez. Si no lo hace, se vuelve loca. Sus amigos dicen que no es ni acartonada ni solemne. Que es sincera y constante, de voluntad f\u00e9rrea. Y tambi\u00e9n dicen que puede parecer amenazante. Le va el humor negro, \u00e1cido. Le damiedo ser una mam\u00e1 violenta, le da miedo que se muera su hijo y le da miedo morirse porque qu\u00e9 putada mor\u00edrsele a un hijo. Desde muy chiquita. En la casa de mi pap\u00e1 siempre hubo libros. Cuando yo ten\u00eda preguntas, \u00e9l me las respond\u00eda, pero siempre sacaba un libro y lo dejaba abierto para que yo siguiera investigando. Cuando no sab\u00eda leer, mi mam\u00e1 nos le\u00eda cuentos y yo so\u00f1aba con aprender para leerle a\u0026nbsp;mi hermana. S\u00ed. Yo dec\u00eda que era un poema, pero me he dado cuenta de que era narrativa. Se llamaba \u00a1Oh!, payasito y era sobre un payaso que ten\u00eda la cara pintada de felicidad, pero se le hab\u00eda muerto la mam\u00e1, se le hab\u00eda quemado la casa y no me acuerdo qu\u00e9 otras circunstancias, todas terribles. Lo ten\u00eda guardado, pero a los 27 a\u00f1os escrib\u00ed mi primera novela y bot\u00e9 a la basura todo lo dem\u00e1s que hab\u00eda escrito porque sent\u00eda complejo. En ese momento me di cuenta de que yo escribo de lo mismo, de las m\u00e1scaras, de las poses, del maquillaje de risa que a veces tenemos, cuandolo que hay es un contraste entre el afuera y el adentro. (\u00bfLe gustar\u00eda otra entrevista Bocas?: \u0022Soy el mejor deportista que ha dado este pa\u00eds\u0022: Pambel\u00e9) Es que no soy yo, son las mujeres de mi ficci\u00f3n. Pero igual soy yo tambi\u00e9n, siempre hay puntos de uni\u00f3n. Mis dos \u00faltimas terapeutas me han mostrado c\u00f3mo mis libros son una terapia que yo me hago. La literatura me ha permitido explorarme y gritar lo que no me dejaban decir. Recuerdo que, en las clases de educaci\u00f3n sexual, por ejemplo, nos pintaban a los hombres como malvados y se le pon\u00eda un velo al deseo femenino: las mujeres no desean. Y si desean, lo ocultan. Pero yo pensaba que desear no me convert\u00eda en puta. Para m\u00ed fue muy importante nombrar y darles un lugar verdadero a todas esas cucarachas en la cabeza que me vendieron en el colegio y quete vende el patriarcado. La literatura fue el lugar donde yo encontr\u00e9 que pod\u00eda ser y hacer, decir lo que de verdad pensaba, donde no ten\u00eda que disimular. Recuerdo exactamente la noche que lo escrib\u00ed. Estaba lloviendo muy duro en Juanchaco y no pod\u00eda dormir. Me sali\u00f3 como si me hubiera pose\u00eddo la musa, pero lo engavet\u00e9 porque est\u00e1 contado desde el punto de vista del violador y la escritora, que soy yo, no juzga. Yo pensaba, \u201cesto es lo m\u00e1s espantoso que he escrito\u201d. Pero resulta que me nombraron en Bogot\u00e1 39, nos pidieron una antolog\u00eda y yo ten\u00eda ese cuento y lo mand\u00e9. Despu\u00e9s empec\u00e9 a ver que hab\u00eda personas a las que les gustaba. Estuve all\u00ed desde quinto de primaria. Es un colegio bastante particular que se autodefine como feminista. En cierto sentido lo es, pero tambi\u00e9n era muy machista. S\u00ed, porque es un colegio donde la idea es ser una mujer fuerte y trabajadora, pero tambi\u00e9n dulce, tierna, maternal, suave. Y yo era esta ni\u00f1a de bota, sudorosa, con un palo en la mano; no encajaba en el ideal de la ni\u00f1a con un vestido bonito, mo\u00f1osen la cabeza y superpeinada. Crec\u00ed sinti\u00e9ndome inadecuada, que el tipo de mujer que yo era no se ajustaba a lo que se esperaba de m\u00ed. (Le queremos recomendar:\u0026nbsp;El misterioso se\u00f1or Q. Entrevista de BOCAS con el alcalde de Medell\u00edn) Yo creo que a mi pap\u00e1 le hubiera gustado que hiciera medicina o psicolog\u00eda o alguna cosa as\u00ed. Algo m\u00e1s tradicional. Cuando le cont\u00e9 que quer\u00eda estudiar comunicaci\u00f3n me dijo \u201cch\u00e9vere si eso es lo que quer\u00e9s\u201d, pero al mismo tiempo no le gustaba cuando yo volv\u00ed a Cali, despu\u00e9s de estudiar en Bogot\u00e1, e iba a la oficina [trabajaba en publicidad] con el bluy\u00edn roto, con el pelo alborotado. A \u00e9l no le parec\u00eda bien que yo no fuera como mis amigas del colegio, que iban alisadas y maquilladas. S\u00ed. Mi pap\u00e1 y yo estuvimos peleados diez a\u00f1os. Dej\u00f3 de hablarme. Cuando me gradu\u00e9 de la universidad me regal\u00f3 un apartamento en Bogot\u00e1. Yo lo vend\u00ed, me devolv\u00ed a Cali, compr\u00e9 un apartamento all\u00ed, tambi\u00e9n lo vend\u00ed y le dije que me iba de viaje. Eso le pareci\u00f3 la cosa m\u00e1s horrible. Y lo entiendo. Me rap\u00e9 porque no me cab\u00edan los productos para el pelo en la maleta. Ten\u00eda 27 o 28 a\u00f1os y estuve tres a\u00f1os dando vueltas por ah\u00ed. Sal\u00ed de Colombia a mediados de 2000 y regres\u00e9 a mediados de 2003. Visit\u00e9 casi todos los pa\u00edses de Latinoam\u00e9rica. Estuve seis meses en Nueva York, trabaj\u00e9 en una tienda de ropa y estaba ah\u00ed\u0026nbsp;cuando se cayeron las torres gemelas. Volv\u00ed a Colombia y luego segu\u00ed viajando. Me fui a la India y a Nepal. Luego a Australia. Viv\u00ed una temporada conmi pareja cerca de las Monta\u00f1as Azules, no muy lejos de S\u00eddney. All\u00ed trabaj\u00e9 un tiempo recogiendo y empacando mangos en una finca y tambi\u00e9n\u0026nbsp;como paseadora de perros. A pesar de que ten\u00eda una plata en el banco por seguridad, fue as\u00ed comologr\u00e9 mantenerme. En la selva boliviana hice trabajo voluntario en un refugio para animales silvestres. Al principio cuidaba loros y tambi\u00e9n cuid\u00e9 a un jaguar. A m\u00ed me parec\u00eda que mi vida era horrible porque no pod\u00eda hacer lo que quer\u00eda. Y lo que yo quer\u00eda era viajar y escribir y vivir de escribir. Me puse a pensar \u201c\u00bfsi sigo ac\u00e1, tengo que durar as\u00ed hasta los 57 a\u00f1os que me pueda jubilar? Prefiero suicidarme si mi vida va a ser ir durante treinta a\u00f1os a una oficina\u201d. Creo que tambi\u00e9n estaba deprimida. No fui a donde un m\u00e9dico a que me\u0026nbsp; diagnosticara, pero ahora, mir\u00e1ndome, veo que estaba haciendo muchas cosas en contra de m\u00ed misma. Sal\u00eda, tomaba mucho, fumaba bareta; estaba en un momento muy autodestructivo de sexo, drogas y rock and roll. Fueron dos a\u00f1os decrisis en los que yo dec\u00eda \u201cesto no puede ser mi vida. No me gusta, no quiero\u201d. Escrib\u00ed mi primera novela y me fui.(Adem\u00e1s:\u0026nbsp;la entrevista exclusiva de Bocas con Arnold Schwarzenegger) Y para m\u00ed esa novela era sobre todo decirle a la gente en Cali \u201cmire, esto es lo que verdaderamente soy\u201d. Y era superdif\u00edcil porque all\u00ed ten\u00eda que mantener las apariencias y ser una ni\u00f1a decente y bien. Y con la novela era mostrarles que no loera, que soy salvaje. Posar, posar, s\u00ed. Decid\u00ed romper. Cuando llevaba tres d\u00edas viajando me parec\u00eda que era lo mejor que me hab\u00eda pasado en la vida y que ya no me quer\u00eda matar. Me cur\u00e9 de todos los males y de la\u0026nbsp;vida loca, la marihuana me empez\u00f3 a parecer jart\u00edsima y volv\u00ed al reba\u00f1o; no de lo que se esperaba que yo fuera, sino de m\u00ed misma, de mi propioreba\u00f1o. Me reconcili\u00e9 conmigo y entend\u00ed que no ten\u00eda que ser eso que se esperaba, sino que pod\u00eda buscar mi propio camino. Creo que s\u00ed lo soy, pero tambi\u00e9n siento que no ten\u00eda alternativa. Era eso o matarme, como tener una pistola en la cabeza. Yo hab\u00eda sido libretista de televisi\u00f3n y luego trabaj\u00e9 dos a\u00f1os en publicidad. Termin\u00e9 la novela y no conoc\u00eda a nadie, salvo a libretistas y a los publicistas de Cali. Entonces busqu\u00e9 editoriales en el directorio telef\u00f3nico. Imprim\u00ed como siete paquetes y los envi\u00e9. Como me iba de viaje, tuve que dejar la direcci\u00f3n de mi mam\u00e1 porque no ten\u00eda casa. Anagrama devolvi\u00f3 esa novela diciendo que era muy ch\u00e9vere, pero que no la iban a publicar. Despu\u00e9s me la public\u00f3 Planeta. La novela lleg\u00f3 a la casa de mi mam\u00e1. La not\u00e9 rara. Le pregunt\u00e9 y me dijo que hab\u00eda le\u00eddo la novela. \u201c\u00bfUsted cree que esto es arte? Esto es lo que uno nunca debe decir\u201d, me dijo. Yo la mir\u00e9 y en ese momento algo se me ilumin\u00f3. Eso es, dije. Eso es arte. Hacer lo contrario de lo que se espera de uno. Es que el personaje se llamaba Pilar Quintana, fumaba marihuana, se com\u00eda tipos que no eran sus novios... y estaba borracha. En los a\u00f1os 80, en Cali no hab\u00eda muchos bares de rock y de repente hubo como un surgimiento. Uno de esos locales fue Martyn\u2019s, que se convirti\u00f3 en centro de reuni\u00f3n de gente que se conoc\u00eda de algunos colegios y barrios. Yo ten\u00eda un parchede amigos, luego todos nos fuimos a estudiar y cuando volvimos rumbe\u00e1bamos ah\u00ed los fines de\u0026nbsp;semana, desde el jueves. El bar tiene bastante presencia en la novela, pero al due\u00f1o, que es un irland\u00e9s, no le gust\u00f3 la descripci\u00f3n que hice y se molest\u00f3 un poco conmigo. Creo que eso fue una continuaci\u00f3n de mi vida de viajera. Me encantaba andar descalza, leer, escribir, nadar y caminar por la selva. A mi casa, que quedaba en el acantilado, la separaba del pueblo, que estaba en la playa, un estero. Los esteros se vac\u00edan con la marea baja y puedes pasar caminando. Cuando la marea sube est\u00e1n llenos de agua y entonces ten\u00e9s que pasar nadando. Pas\u00e1s en lancha o nadando. Los bichos. Me dio malaria y leishmaniasis. Y a las cinco de la tarde ten\u00eda que estar ba\u00f1ada y de manga larga en ese calor. La enfermedad no es terrible y yo me la pill\u00e9 muy r\u00e1pido porque estaba pendiente. Me di cuenta de que hab\u00eda una heridita que no sanaba y me fui al centro de enfermedades tropicales en Cali y me diagnosticaron. Lo horrible fue que me aplicaron dos inyecciones en cada nalga durante 28 d\u00edas. En ambos. Soy fuerte, pero tambi\u00e9n supervulnerable. Es decir, parezco fuerte, pero mir\u00e1 las cosas que me han pasado en la vida. Yo viv\u00ed durante doce a\u00f1os con un marido maltratador. Mucha gente me pregunta: \u201c\u00bfpero uno c\u00f3mo puede?\u201d. Y es que el maltratador no te est\u00e1 dando pu\u00f1os en la cara todo el tiempo. Con mi\u0026nbsp; marido\u0026nbsp;ten\u00edamos una vida maravillosa en la selva y algunas semanas jartas. A m\u00ed me salv\u00f3 una autora que se llama Alice Miller. Ella me mostr\u00f3 c\u00f3mo fui una ni\u00f1a maltratada desde la infancia. En realidad, casi todos somos ni\u00f1os maltratados. En mi generaci\u00f3n, los pap\u00e1s pensaban que, si no nos pegaban, no nos estaban educando bien. Era natural y uno cre\u00eda que se lo merec\u00eda por necio e insoportable. Pero tambi\u00e9n pienso que nuestros padres hicieron lo que pudieron y que fueron mejores que sus padres, y que sus vidas fueron m\u00e1s duras que las nuestras. Yo ya estoy reconciliada con eso.(Le puede interesar la entrevista de Bocas con una madre de Soacha) No puedo creerlo. Mi editora en ingl\u00e9s me dec\u00eda \u201cpues vas a tener que creerlo, porque es verdad\u201d. Me pareci\u00f3 impresionante. Ninguna. En ese punto ya no estaba con esa soberbia un poco adolescente de creerme genio. Ya soy una se\u00f1ora en mis cabales y s\u00e9 lo dif\u00edcil que es esta profesi\u00f3n. Me conformo con que la novela les guste a mis amigos y venda un n\u00famero queme permita publicar con el mismo editor. Que no sea una verg\u00fcenza ni un fracaso estrepitoso. Y aparte de eso, La perra tiene una protagonista negra, gorda, que est\u00e1 llegando a los 40 a\u00f1os y cuyo deseo es tener hijos. Tampoco pensaba queese tema llamara a mucha gente. Yo ya estaba distanciada porque me hab\u00eda ocurrido un evento traum\u00e1tico con mi exmarido y hab\u00eda tenido que salir y cortar abruptamente con esa selva. Me fui y viaj\u00e9 por Colombia, estuve en M\u00e9xico y luego en una residencia para escritores en Hong Kong. Ah\u00ed yo ten\u00eda 39 a\u00f1os. Cuando la idea de La perra se me meti\u00f3 en la cabeza estaba embarazada y ten\u00eda 42, ya hab\u00eda pasado bastante tiempo, ya hab\u00eda hecho elduelo de mi divorcio y estaba en Bogot\u00e1, aunque extra\u00f1aba mi vida en la selva. Creo que escrib\u00ed la novela como un canto de nostalgia al Pac\u00edfico perdido. No quiero volver porque ah\u00ed fui muy feliz. A m\u00ed me parece que donde yo viv\u00eda era el sitio m\u00e1s lindo del universo. He viajado por muchos pa\u00edses y he visto muchos sitios y esto era precioso. No soy capaz de volver all\u00e1 y sentir que ya no es m\u00edo, que no puedo vivir ah\u00ed. De solo pensarlo me derrumbo y me siento como morir. Los ind\u00edgenas de Australia dicen que la tierra no es de uno, sino que uno es de la tierra. Y yo era de esa tierra y tuve que renunciar de esa manera tan traum\u00e1tica. Entonces es doloroso. Adem\u00e1s, all\u00ed viv\u00ed uno de los momentos m\u00e1s felices de mi vida, pero tambi\u00e9n uno de los m\u00e1s oscuros. Yo hab\u00eda le\u00eddo Yerma en la selva y me hab\u00eda encantado y me dio por pensar que me hubiera gustado ver esa historia contada por una mujer. No porque fuera deficiente, sino porque era un hombre hablando del sufrimiento de una mujer que no ten\u00eda hijos.\u0026nbsp; Adem\u00e1s, dos amigas estaban en esa situaci\u00f3n y yo pensaba que ese era un tema literario interesante, pero al mismo tiempo no lo pod\u00eda contar porque en ese momento no deseaba tener hijos y no conectaba con esa emoci\u00f3n. Luego se me olvid\u00f3 Yerma. Fue mi mejor amigo, Antonio Garc\u00eda \u00c1ngel, quien me hizo caer en cuenta de que tiempo despu\u00e9s hice mi propia versi\u00f3n de Yerma.. Yo vi c\u00f3mo la selva reclamaba ese cuerpo en tres d\u00edas. Cuando viaj\u00e9 por Nepal y estuve cerca del campamento base del Everest, una de las historias que m\u00e1s me impresionaron era que los que sub\u00edan a la cima se encontraban los cuerpos congelados de los monta\u00f1istas que hab\u00edan muerto all\u00ed. Esos cad\u00e1veres no se pudren. En la selva es exactamente lo contrario, est\u00e1 ah\u00ed y te mata y te consume lo m\u00e1s r\u00e1pido posible, comoun animal que est\u00e1 al acecho para cogerte y convertirte en compost. Esa imagen me impresion\u00f3 mucho y desde que la vi supe que hab\u00eda una historia. Solo que me demor\u00e9 doce a\u00f1os en encontrar lo que verdaderamente quer\u00eda contar. Uno establece con los animales relaciones tan complejas como con los seres humanos. Cuando viv\u00ed en la selva tuve tres perras y una gata.\u0026nbsp;Una se muri\u00f3 envenenada. Era mi perra adorada. Luego tuve una gata maravillosa que am\u00e9, pero le dio leishmaniasis despu\u00e9s que a m\u00ed y tuvimos que sacrificarla. Esas dos experiencias fueron\u0026nbsp; eterminantes para la novela. Tambi\u00e9n tuve otra perra, hija de una que estuvo con nosotros cinco a\u00f1os. Resulta que cuando creci\u00f3 se volvi\u00f3 salvaje, cazadora; se perd\u00eda y aparec\u00eda al cabo de los d\u00edas vuelta mierda y se volv\u00eda a escapar. La regalamos. No hubo una Chirli como en la novela, fueron varias. Lo que creo es que no quer\u00eda tener hijos con mi primer marido porque en el fondo de mi coraz\u00f3n sab\u00eda que hab\u00eda algo muy malo en esa relaci\u00f3n. Recuerdo que inmediatamente despu\u00e9s de se ararme y estar en ese proceso de duelo sal\u00eda a caminar y ve\u00eda parejas con ni\u00f1os y pensaba que yo no los hab\u00eda tenido. Me preguntaba por qu\u00e9 si se supon\u00eda que no quer\u00eda. Y ah\u00ed empec\u00e9 a pensar que quiz\u00e1s s\u00ed los hubiera tenido, pero no con ese man. Para entonces ten\u00eda 39 a\u00f1os y cre\u00eda que ya no iba a pasar porque a uno le meten en la cabeza que a los 40 es una anciana decr\u00e9pita. Incluso pensaba que nadie me iba a querer y que tampoco me iba a enamorar. Me sent\u00eda muy derrotada.\u0026nbsp;La terapia me sirvi\u00f3 para aprender a entender qu\u00e9 me hab\u00eda pasado y a no repetirlo. Mi segundo esposo es diez a\u00f1os menor que yo. Era el mejor amigo de mi hermana menor en la universidad. Cuando volv\u00ed a Bogot\u00e1 \u00e9l estaba reci\u00e9n terminado con su novia y yo con mi esposo. \u00cdbamos a cine, a teatro, a caminar los domingos, y ahora nos hemos dado cuenta de que era evidente que en ese momento est\u00e1bamos saliendo. Luego empezamos a tirar y nos dec\u00edamos que era solo sexo, pero yo qued\u00e9 embarazada y perd\u00ed ese beb\u00e9. Despu\u00e9s de la consulta con la ginec\u00f3loga nos pusimos serios y hablamos de lo quequer\u00edamos. Decidimos que quer\u00edamos un hijo y formar una familia. Exactamente un mes despu\u00e9s de mi p\u00e9rdida. Yo daba clases en una universidad y cuando estaba llegando empec\u00e9 a sentir un dolor en el pecho, me fui para la cl\u00ednica y estaba infartada. Me dio un infarto que tiene un nombre muy po\u00e9tico, S\u00edndrome de Takotsubo o s\u00edndrome de coraz\u00f3n roto. Da por estr\u00e9s emocional, pero el coraz\u00f3nvuelve a estar normal, sin cicatrices. Se rompi\u00f3. Yo pensaba que no me iba a volver a quedar embarazada. Y aunque la ginec\u00f3loga me dec\u00eda que era una mujer f\u00e9rtil, no le cre\u00eda por eso que nos han dicho, que las mujeres despu\u00e9s de los 40 ya no vamos a ser madres. Supongo que eso fue muy duro para m\u00ed. El Pac\u00edfico es esa zona olvidada a la que le damos la espalda y que tiene una cordillera que es un muro. Entonces yo tengo que hacer que la vean. Creo que los escritores tenemos esa responsabilidad. Y tambi\u00e9n quer\u00eda desmontar esa creencia de la selva como acogedora y maravillosa, que lo es, pero tambi\u00e9n es terrible. No quer\u00eda pintar esa idea occidental rom\u00e1ntica, sino mostrar c\u00f3mo era. No, yo no odio a Cali; la quiero. Lo que pasa es que me parece dif\u00edcil vivir all\u00e1, es una ciudad donde no permiten al que se salga de la norma. Es diferente llegar y verla porque es maravillosa, el r\u00edo que la pasa es divino, el viento por la tarde, los \u00e1rboles, la salsa. Pero en el lugar donde crec\u00ed es dif\u00edcil que me acepten como soy porque rompo un poco sus esquemas. Ya quisiera yo. No, no creo que todos. En La perra exorcic\u00e9 algunos, como el hecho de enfrentarme a mi propia maternidad y a entender que los hijos no nos pertenecen y que no pueden ser como nosotros quisi\u00e9ramos que fueran. Tambi\u00e9n exorcic\u00e9 el miedo a la muerte de un hijo, que es el miedo m\u00e1s terrible que tengo. Y algunas pulsiones, algunas rabias. Hay una pregunta que siempre me hago y es qu\u00e9 provocar\u00eda que alguien como yo se convirtiera en asesina. Y me la hago porque en Juanchaco conoc\u00ed a asesinosy eran buenas personas, hab\u00edan matado, pero eran buenos ciudadanos. En el fondo, pienso que la distancia que har\u00eda que una persona como yo o como cualquiera se convirtiera en asesina es m\u00e1s corta de lo que creemos. Eso fue lo que hice con Damaris. Me parece que lo que vuelve perturbadora a la novela es que no habla de un monstruo que est\u00e1 lejos, sino del que llevamos adentro. Si Damaris, que era tan linda y tan buena pudo matar, de pronto yo tambi\u00e9n puedo. Gracias por leernos.Le queremos recomendar otra de nuestras entrevistas: Maluma, el \u0027Pretty Boy\u0027 que conquist\u00f3 el mundo) POR: TATIANA ESC\u00c1RRAGAFOTOS: RICARDO PINZ\u00d3NREVISTA BOCASEDICI\u00d3N 101. NOVIEMBRE - DICIEMBRE 2020