Las 10 preguntas clave sobre la nueva revolución musical: la venta de canciones de las estrellas

16/01/2022 19:51:00

Un frenesí de adquisiciones está transformando el negocio de las editoriales musicales. Los compradores están en Nueva York o Londres, pero ya dan sus primeros pasos por España

Más de 5.000 millones de dólares se han invertido en la compra de derechos editoriales de canciones. Mientras que la música en vivo sigue asfixiada por las incertidumbres, ha aumentado el consumo de las grabaciones y las posibilidades de monetizar su uso

Un frenesí de adquisiciones está transformando el negocio de las editoriales musicales. Los compradores están en Nueva York o Londres, pero ya dan sus primeros pasos por España

4.despedida tras el cierre de la planta , y que recibirá entre 23 y 33 días por año trabajado con un mínimo de 35..-, cada uno de los agentes que participan en estas transacciones garantizan su seguridad .

¿Serán rentables esas adquisiciones? Sí, si se mantiene la deriva hacia el consumo universal de plataformas de streaming o el boom de las series televisivas, que recurren ―igual que la publicidad, los videojuegos y muchas películas― a la inserción de resonantes canciones “de catálogo” (en la jerga de la industria, las que tienen más de 18 meses de vida). Otra posibilidad, que asusta a Eduardo Bautista, expresidente de SGAE, es que se pretenda formar editoriales colosales, con un repertorio muy atractivo, que puedan saltarse las sociedades de gestión colectiva y negociar directamente con las principales productoras y los grandes grupos mediáticos. La multinacional alemana anunció el pasado noviembre un ERE (expediente de regulación de empleo) para despedir a sus 243 empleados de Vilanova y este sábado fue posible llegar a un acuerdo sobre las condiciones, tres días después de que finalizara el período oficial de consultas con los sindicatos. 5. ¿Quiénes son los compradores? A pesar del alboroto creado por Hipgnosis Song Fund, KKR y otros fondos de bolsillos profundos, la mayoría de las transacciones de los pasados 12 meses involucran a editoriales establecidas. La indemnización mínima, con independencia de la franja de edad, se ha establecido en 35. A veces, forman alianzas como la de Sony con Eldridge Industries para compartir riesgos en la captación de la editorial de Springsteen. Debido a que presentan valores al alza y que prometen grandes ganancias para los inversores, siempre que sus precios no se desplomen, los ciberdelincuentes buscan aprovechar sus carencias como han advertido desde ESET.

Los fondos de inversión se benefician de la abundancia de dinero libre y obedecen la regla de diversificar las adquisiciones; sus agresivas incursiones en un terreno antes brumoso han empujado a que las editoriales suban sus apuestas. En paralelo, la plantilla cobrará 2. 6. ¿Qué esperan los inversores? Básicamente, un retorno saludable del dinero invertido. Una vez cerrado este acuerdo, UGT ha destacado la necesidad de trabajar para garantizar “una reindustrialización digna”, que pase por la contratación del mayor número posible de los trabajadores despedidos. Hay un punto ludópata: hacerse con un cancionero que contenga un tema capaz de dar un inesperado pelotazo. Imaginen: una balada como languidece en una editorial, hasta que David Lynch filma una película con ese título.600 puestos de trabajo en todo el mundo, de los que 2. En este caso, los estafadores animan a los inversores a comprar acciones de empresas de criptomonedas desconocidas basándose en información falsa.

No menosprecien el placer secreto de acercarse de alguna manera al rutilante mundo del espectáculo: es más sexi entrar en el negocio de la música que en el de los semiconductores. Aunque, como advierte el presidente español de una potente editorial: “Puedes apostar a que, cuando el ladrillo vuelva a ser muy rentable, los especuladores saldrán corriendo de este negocio”.700 del resto de Europa, para adaptarse a la transformación del sector y hacer frente a la caída de la demanda automovilística por la covid. 7. ¿Qué artistas están vendiendo? Todos los que tienen detrás algún rastro de éxitos, por pequeño que nos parezca.. Eso incluye desde profesionales de la composición sin demasiada visibilidad (Joel Little, Julia Michaels, Dan Wilson) a productores (Bob Rock, Jimmy Iovine) cuyos trabajos todavía generan regalías. En ellas se anima a la gente a invertir una cantidad determinada para acceder a una aún mayor como recompensa.

Y cualquier artista que firme su repertorio, aparte de algunos que apenas componían pero que siguen estando vivos comercialmente como marcas a explotar (Bing Crosby, No resulta tan frecuente comerciar con derechos editoriales de artistas actuales, que suelen estar atados a los llamados contratos de 360 grados, que unifican todas las fuentes de ganancias en una sola compañía. 8. ¿Cuáles son los motivos para desprenderse de las joyas de la corona? Esencialmente, la desaparición del directo como caudal principal de ingresos, con el consiguiente desasosiego en todo el sector. En el ámbito de EE UU también computa el inminente aumento del impuesto sobre las plusvalías generadas por las canciones, que la administración Biden quiere doblar hasta cerca del 40%. De fondo, la edad de ciertas superestrellas, a veces con numerosa prole: aterran las peleas entre herederos, como los de en alcanzar un acuerdo, dilapidando millones en querellas y gastos de administración, a pesar de que el rey del funk pretendía legar buena parte de su fortuna para una fundación que ofreciera becas a niños desfavorecidos. Aumento de las estafas Las estafas en el universo de las criptomoneda han ido aumentando conforme este medio de pago se ha generalizado en Internet.

El follón resultante explica que su catálogo, adquirido por la editorial Primary Wave, haya alcanzado la cifra comparativamente modesta de 90 millones de dólares (78 millones de euros). 9. ¿Cómo notarán los fans el cambio de propietario? Teóricamente, con una mayor presencia de las canciones en películas, series, videojuegos, publicidad, redes sociales. En el peor de los casos, al unir esas músicas con campañas políticas, iniciativas religiosas o productos dudosos. Cabe imaginar que algunos de estos flamantes contratos incluyen cláusulas en las que se requiere un permiso específico del autor en asuntos delicados. Además, las contribuyen a amplificar los rumores acerca de ellas, ya sean reales o ficticios, lo que acaba generando bulos en torno a su validez.

Cuesta imaginar que Hipgnosis, propietaria del 50% del repertorio de Neil Young, consiga que el canadiense ceda una de sus piezas a Pepsi Cola y otros refrescos .

Leer más:
EL PAÍS »

La dirección y los sindicatos de Mahle cierran un acuerdo sobre las indemnizaciones a los trabajadoresLos 343 empleados de la planta de Vilanova i la Geltrú, despedidos tras el cierre de la fábrica, recibirá entre 23 y 33 días por año trabajado con un mínimo de 35.000 euros

Las noticias del SÁBADO 15 de ENERO en 10 minutos | RTVE NoticiasEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado que la vacuna española del coronavirus podría estar lista en el primer semestre de 2022, y ha acortado...

Las estafas más comunes en el negocio de las criptomonedas: de las 'Estafas Ponzi' al 'phishing'En los últimos años ha crecido el interés de las monedas digitales, popularmente conocidas como criptomonedas, activos digitales que emplean...

Los 10 alimentos de una dieta desintoxicanteDescubre cuáles son los aliados para incluir en la dieta y eliminar las impurezas de tu cuerpo sin riesgos.

Kazajistán eleva a 225 los muertos en las violentas protestas y a 4.500 los heridosLos disturbios sacudieron el país la semana pasada y que las fuerzas kazajas los reprimieron

Incertidumbre entre los familiares de los detenidos en las protestas en KazajistánLa falta de información oficial sobre los miles de detenidos en las violentas protestas y los disturbios en Kazajistán está trasladando la...

4.despedida tras el cierre de la planta , y que recibirá entre 23 y 33 días por año trabajado con un mínimo de 35..-, cada uno de los agentes que participan en estas transacciones garantizan su seguridad .

¿Serán rentables esas adquisiciones? Sí, si se mantiene la deriva hacia el consumo universal de plataformas de streaming o el boom de las series televisivas, que recurren ―igual que la publicidad, los videojuegos y muchas películas― a la inserción de resonantes canciones “de catálogo” (en la jerga de la industria, las que tienen más de 18 meses de vida). Otra posibilidad, que asusta a Eduardo Bautista, expresidente de SGAE, es que se pretenda formar editoriales colosales, con un repertorio muy atractivo, que puedan saltarse las sociedades de gestión colectiva y negociar directamente con las principales productoras y los grandes grupos mediáticos. La multinacional alemana anunció el pasado noviembre un ERE (expediente de regulación de empleo) para despedir a sus 243 empleados de Vilanova y este sábado fue posible llegar a un acuerdo sobre las condiciones, tres días después de que finalizara el período oficial de consultas con los sindicatos. 5. ¿Quiénes son los compradores? A pesar del alboroto creado por Hipgnosis Song Fund, KKR y otros fondos de bolsillos profundos, la mayoría de las transacciones de los pasados 12 meses involucran a editoriales establecidas. La indemnización mínima, con independencia de la franja de edad, se ha establecido en 35. A veces, forman alianzas como la de Sony con Eldridge Industries para compartir riesgos en la captación de la editorial de Springsteen. Debido a que presentan valores al alza y que prometen grandes ganancias para los inversores, siempre que sus precios no se desplomen, los ciberdelincuentes buscan aprovechar sus carencias como han advertido desde ESET.

Los fondos de inversión se benefician de la abundancia de dinero libre y obedecen la regla de diversificar las adquisiciones; sus agresivas incursiones en un terreno antes brumoso han empujado a que las editoriales suban sus apuestas. En paralelo, la plantilla cobrará 2. 6. ¿Qué esperan los inversores? Básicamente, un retorno saludable del dinero invertido. Una vez cerrado este acuerdo, UGT ha destacado la necesidad de trabajar para garantizar “una reindustrialización digna”, que pase por la contratación del mayor número posible de los trabajadores despedidos. Hay un punto ludópata: hacerse con un cancionero que contenga un tema capaz de dar un inesperado pelotazo. Imaginen: una balada como languidece en una editorial, hasta que David Lynch filma una película con ese título.600 puestos de trabajo en todo el mundo, de los que 2. En este caso, los estafadores animan a los inversores a comprar acciones de empresas de criptomonedas desconocidas basándose en información falsa.

No menosprecien el placer secreto de acercarse de alguna manera al rutilante mundo del espectáculo: es más sexi entrar en el negocio de la música que en el de los semiconductores. Aunque, como advierte el presidente español de una potente editorial: “Puedes apostar a que, cuando el ladrillo vuelva a ser muy rentable, los especuladores saldrán corriendo de este negocio”.700 del resto de Europa, para adaptarse a la transformación del sector y hacer frente a la caída de la demanda automovilística por la covid. 7. ¿Qué artistas están vendiendo? Todos los que tienen detrás algún rastro de éxitos, por pequeño que nos parezca.. Eso incluye desde profesionales de la composición sin demasiada visibilidad (Joel Little, Julia Michaels, Dan Wilson) a productores (Bob Rock, Jimmy Iovine) cuyos trabajos todavía generan regalías. En ellas se anima a la gente a invertir una cantidad determinada para acceder a una aún mayor como recompensa.

Y cualquier artista que firme su repertorio, aparte de algunos que apenas componían pero que siguen estando vivos comercialmente como marcas a explotar (Bing Crosby, No resulta tan frecuente comerciar con derechos editoriales de artistas actuales, que suelen estar atados a los llamados contratos de 360 grados, que unifican todas las fuentes de ganancias en una sola compañía. 8. ¿Cuáles son los motivos para desprenderse de las joyas de la corona? Esencialmente, la desaparición del directo como caudal principal de ingresos, con el consiguiente desasosiego en todo el sector. En el ámbito de EE UU también computa el inminente aumento del impuesto sobre las plusvalías generadas por las canciones, que la administración Biden quiere doblar hasta cerca del 40%. De fondo, la edad de ciertas superestrellas, a veces con numerosa prole: aterran las peleas entre herederos, como los de en alcanzar un acuerdo, dilapidando millones en querellas y gastos de administración, a pesar de que el rey del funk pretendía legar buena parte de su fortuna para una fundación que ofreciera becas a niños desfavorecidos. Aumento de las estafas Las estafas en el universo de las criptomoneda han ido aumentando conforme este medio de pago se ha generalizado en Internet.

El follón resultante explica que su catálogo, adquirido por la editorial Primary Wave, haya alcanzado la cifra comparativamente modesta de 90 millones de dólares (78 millones de euros). 9. ¿Cómo notarán los fans el cambio de propietario? Teóricamente, con una mayor presencia de las canciones en películas, series, videojuegos, publicidad, redes sociales. En el peor de los casos, al unir esas músicas con campañas políticas, iniciativas religiosas o productos dudosos. Cabe imaginar que algunos de estos flamantes contratos incluyen cláusulas en las que se requiere un permiso específico del autor en asuntos delicados. Además, las contribuyen a amplificar los rumores acerca de ellas, ya sean reales o ficticios, lo que acaba generando bulos en torno a su validez.

Cuesta imaginar que Hipgnosis, propietaria del 50% del repertorio de Neil Young, consiga que el canadiense ceda una de sus piezas a Pepsi Cola y otros refrescos .