Diseño, Andre Ricard, Abc Cultural, Manuel Muñiz

Diseño, Andre Ricard

«Hay demasiada frivolidad en el diseño actual»

«Hay demasiada frivolidad en el diseño actual» Por @Manu_Traveler

16/10/2021 18:00:00

«Hay demasiada frivolidad en el diseño actual» Por Manu_Traveler

A sus 92 años, André Ricard –creador de algunos de los objetos cotidianos más famosos de España, así como de la antorcha olímpica de Barcelona '92– sigue pleno de agudeza

¿Qué siente al ver por todas partes algún diseño suyo?Verlo es una parte. Lo que a mí me llena de satisfacción es que pasen los años y un producto siga manteniéndose.¿Cuál es la característica más importante que debe tener un buen diseño?

Zemmour crea un partido, Reconquista, para concurrir también a las legislativas Carrie Bradshaw aprobaría todos estos zapatos de tacón para los looks navideños ¿Está Hollywood entrando en una nueva era de puritanismo? - BBC News Mundo

Un buen diseño es aquel que resuelve un problema que se le ha planteado, de la forma más sencilla y más comprensible.Imagine que dentro de, pongamos, 5000 años, unos arqueólogos desentierran un objeto diseñado por usted. ¿Cuál le gustaría que fuese?

Los objetos que uno diseña van evolucionando en función de la forma de vivir de la gente. Por lo tanto, supongo que sorprenderían muchos de los que en este momento existen, porque el modo de vivir habrá cambiado tanto que se preguntarán para qué demonios debían de servir esos objetos. headtopics.com

El cenicero Copenhaguen ha estado en casas, oficinas y bares de toda España -ABCUsted ha tenido una carrera larguísima y, en ese tiempo, la disciplina ha sufrido muchos cambios. ¿Cuál es el que más le ha sorprendido?He de reconocer que me siento bastante distante del diseño que se hace en estos momentos. No sé si es porque las generaciones anteriores hemos perfeccionado tanto todos los objetos que necesitamos que ya es difícil hacer algo que los supere, cosa que me parece que no es cierta. Por lo tanto, lo que pasa es que se ha cambiado de orientación. El diseño nació, no lo tenemos que olvidar, con una orientación social muy profunda. La Bauhaus se creó para formular viviendas sociales. La esencia era facilitar las cosas a la gente, desde las clases más sencillas a las más importantes. Y últimamente yo he visto más bien un exceso de frivolidad, cosas que quieren ser sensacionales porque vivimos en una sociedad del espectáculo. Esto ha pervertido la orientación del diseño haciéndolo una profesión que busca más satisfacer lo llamativo que mejorar lo que se está usando en un momento.

Es decir, cree usted que el diseño ha perdido el rumbo.Yo creo que sí. Lo que no sé es si es porque todo ya está bien hecho y es difícil superarlo. Cosa que no creo que sea así, porque todo puede mejorarse, aunque sea por muy poco. Tampoco hay que creer que las mejoras tengan que ser revolucionarias: tienen que ser 'evolucionarias', mejorar un poco. Otro, más tarde, lo mejorará algo más y así, sucesivamente, las cosas han ido progresando. Hay que mirar siempre hacia atrás para recordar cómo hemos llegado a lo que somos. La primera piedra que hizo daño al pie de un hombre prehistórico le hizo pensar que un filo bien cortado podría ayudarle a desmenuzar la caza. Y, así, poco a poco, los sílex se volvieron cada vez más perfeccionados, se pasó a descubrir los metales… Es una cadena continua, no sale de repente el producto definitivo. Por eso creo que no es porque todo esté ya perfecto, sino que es porque lo perfecto dura y al mundo económico en el que estamos no le gusta que las cosas duren, le gusta que haya una renovación que permita ofrecer más cosas.

«Trbajar para el COI fue descubrir que eso es como una religión, y su presidente, el Papa»¿Cree que también es parte del problema el que los medios de comunicación hayamos tendido a vender la idea de los saltos gigantescos en vez de la evolución continua?

Si el salto gigantesco hace que lo que han diseñado sea muchísimo más cómodo, muchísimo más barato, muchísimo más comprensible que lo que existía, ¡aleluya! Pero no es así, generalmente. Lo que llama mucho la atención es porque rompe no solamente con la estética, sino incluso con la función que tenían los objetos. Un ejemplo que suelo dar es headtopics.com

Graban con detalle interior del cráter del Cumbre Vieja Los 9 looks de fiesta de Kate Moss más míticos de todos los tiempos Ómicron, miedo sin restricciones

la silla de Charles Mackintosh, aquella negra que tiene un respaldo que parece una escalera, muy alto. Es, indudablemente, un objeto bello, podría ser una escultura; pero, ¿es realmente una silla? ¿Alguien se sienta y come en esa silla? ¿Quién lee en esa silla? Ha llamado mucho la atención, la recordamos después de 100 años, pero no se puede decir que sea un diseño, creo que es un objeto decorativo.

¿En algún punto en esta deriva del diseño vio usted alguna gran oportunidad que se perdió?Hay muchas oportunidades perdidas. Pienso en objetos de la vida cotidiana, y esos objetos no suelen ser muy espectaculares incluso si están bien resueltos. Por ejemplo, el cenicero Copenhaguen, que –en su momento– aportó unas ventajas que no existían. Era un objeto muy humilde, realmente, y si se habla de él es porque rompió con una tradición de cenicero llano en el cual colillas y cenizas estaban a la vista y se esparcían al menor soplo. Pero esto sigue ocurriendo en muchas de las cosas que usamos diariamente. Por ejemplo, las jarritas de acero inoxidable de los bares, que suelen verter la mitad del líquido fuera de la taza y que a veces te quemas los dedos cuando coges el asa. Es algo que está pendiente, pero no es el diseñador quien decide qué hay que diseñar, es la empresa. Y supongo que las empresas están más interesadas en productos de mucho más precio y de mucha más vistosidad y, por lo tanto, estos objetos quedan un tanto olvidados.

El diseño de Ricard para presentar el dossier de Barcelona '92 impresionó al COi -ABC¿Y qué puede hacer el diseñador frente a esa lógica de la empresa?Las compañías que han empleado a un diseñador y han realizado un producto satisfactorio tienen ventaja sobre las que no, porque la gente no es tonta y, si una cosa le funciona bien, es fiel a ella. En cambio, si una cosa es divertida y bonita, divertirá un tiempo y luego se volverá a lo realmente útil.

Usted también ha ejercido mucho tiempo como docente. ¿Qué ha aprendido de esa faceta?Mucho. No sé si he enseñado mucho, pero he aprendido mucho. La primera conclusión que saqué el primer día que di una clase es que es muy duro ser profesor. No sé si el alumnado era distinto antes, pero ahora es muy insolente, en general. Tratan al profesor como de tú a tú y, evidentemente, estamos en dos niveles distintos: uno que viene a enseñar y otro que viene a aprender. Son niveles distintos que intentarán acercarse desde el punto de vista de la cordialidad y de la comprensión perfecta de lo que se explica, pero esto no puede realizarse si hay un ambiente un poco frívolo por una de las partes. headtopics.com

Otra faceta singular de su trayectoria son los trabajos que ha realizado para el movimiento olímpico. Imagino que estos requirieron un enfoque bastante distinto.El primer trabajo que hice para la candidatura de Barcelona a los Juegos Olímpicos fue el dossier de presentación. Cuando me lo vinieron a encargar yo estaba trabajando –como en la mayor parte de mi carrera– para el gran público, para la vida cotidiana. Y allí no había vida cotidiana. Contacté con el miembro español del Comité Olímpico Internacional y me enteré de a quién me dirigía yo con mi obra. Me explicó que eran 91 miembros del COI de distintas nacionalidades que se reunían para elegir cuál era la candidatura preferible para esas olimpiadas. Todas personas destacadas por algún motivo, estábamos hablando de la ‘crème de la crème’. Evidentemente, no eran un ejemplo de lo que es generalmente el público al que yo me dirijo. Así que tuve que orientar la obra que yo hacía al nivel intelectual y cultural de quienes tenían que juzgar lo que les estábamos presentando. Y

la antorchafue otro problema. Al pasar los años, conocí mejor el movimiento olímpico y me di cuenta de que lo consideran casi como una religión. Dicen –no sé si es cierto– que el barón de Coubertin, cuando organizó el olimpismo moderno, se fijó en la Iglesia como una organización que había durado muchos años sin tener ningún problema e intentó hacer algo que se pareciese. En cierto modo, el presidente del COI es un poco como el Papa y el cónclave son los miembros del comité. Por lo tanto, para la antorcha no podía hacer algo ‘disneylándico’, tenía que ser algo como una custodia, porque lo que llevaba, el fuego olímpico, es el alma del olimpismo. Había que darle este aspecto, no diré sacro, pero muy respetuoso. Cada proyecto exige adaptarse al público, a la persona, al usuario al que va destinado.

La muerte de un asaltante palestino tiroteado en el suelo desata la polémica en Jerusalén Protesta en Barcelona contra el pasaporte covid Ejército de España se acerca al corazón del Cumbre Vieja

«Muchas de las cosas que usamos diariamente aún podrían mejorarse en cuanto al diseño»Ese podría ser el resumen de toda su obra, ¿verdad? Que lo importante a la hora de hacer un diseño es a quién va destinado.

Y siempre con el ánimo de satisfacer las necesidades de ese público, que a veces son muy funcionales y otras veces son muy simbólicas. La función de la antorcha podía hacerla un quemador en la punta de un palo y una bombona debajo. Lo mismo que los perfumes, por ejemplo: un frasco con un tapón de corcho mantendría el perfume perfectamente bien. Lo que se le añade es expresividad, simbolismo. Al ver el nombre del perfume, entiendes algo, pero al ver el frasco comprendes mejor si es femenino, si es masculino, si es para deportistas, si es muy sexi… Estás expresando algo que no es de un uso funcional, sino simbólico.

¿Cómo querría usted que le recordasen los futuros diseñadores? Leer más: ABC.es »

Elche - Cádiz en directo: LaLiga Santander, hoy, en vivo

Sigue el Elche vs Cádiz en vivo y en directo, partido de la jornada 16 de LaLiga Santander hoy, 5 de diciembre, a las 16:15h, en el Martínez Valero.

Ya hay calendario oficial de la F1 2022, con Barcelona como sexto eventoLa Fórmula 1 ha hecho oficial el calendario para la temporada 2022, que es calcado a la filtración de hace unas semanas y confirma al Gran Premio de España en el Circuit de Barcelo

Desengaño 21 reabre sus puertas: ‘Aquí no hay quien viva’ está disponible en NetflixLa noticia de la vuelta de ‘ANHQV’ ha corrido como la pólvora por las redes sociales, dando lugar a lo que más nos gusta en el mundo: memes.

'Aquí no hay quien viva' también llega a Netflix EspañaLa popular serie de Antena 3 ya estaba en Atresplayer Premium y Amazon Prime Video España

María Elvira Roca Barea: 'España cambió el mundo entero, no hay que avergonzarse'La culpa la tuvo, sin quererlo del todo, Elvira Roca Barea. A José Luis López-Linares se le ocurrió la idea de la película mientras leía su ensayo Imperiofobia y Leyenda negra...

'Bastantes penurias hay en la vida como para que el fútbol sea una más'🗣️ 'Me avergonzaría mucho que, con la que ha caído últimamente en Canarias, estemos tirándonos piedras de uno a otro por un partido', insiste Sergio Maccanti

“¡Hay una roca en mi cama!”: un meteorito casi mata a una mujer en Canadá mientras dormíaRuth Hamilton se despertó sobresaltada. Su perro ladraba y ella había escuchado algo parecido a una explosión. Cuando encendió la luz vio en su cama, al lado de su almohada, un objeto raro. Arriba, en el techo, había un hueco. Era un meteorito ❤️ Más difícil que te caiga un rayo.