Temporeros, Huelva, Chabolismo, Pobreza, Inmigración, Andalucía, Onu, Migración, Demografía, Agricultura

Temporeros, Huelva

El campamento de la vergüenza

Las críticas del relator de la ONU tras visitar un asentamiento de inmigrantes en Lepe devuelven a la actualidad las duras condiciones de vida de los temporeros

16/02/2020 23:50:00

Philip Alston, relator especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos de la ONU , llegaba hace dos semanas a un asentamiento de temporeros inmigrantes de Lepe. Tras su visita sentenció: “Viven como animales”

Las críticas del relator de la ONU tras visitar un asentamiento de inmigrantes en Lepe devuelven a la actualidad las duras condiciones de vida de los temporeros

MÁS INFORMACIÓN Alrededor del pino bajo el que Alston tomó notas se agrupan unas 70 chabolas construidas con tres capas de palés, cartones y plásticos de los invernaderos, motor económico de la provincia. A vista de dron, las casuchas, anudadas con los tubos de riego que se desechan en las plantaciones de la fresa, parecen fardos de droga desperdigados. Ya en el interior de las chabolas falta el aire e impera el intento por sobrevivir con la mayor dignidad posible.

Wuhan, 'la ciudad heroica': cómo pasó de ser el foco de coronavirus en China a uno de sus principales polos turísticos - BBC News Mundo El Gobierno suprime ahora el toque de queda obligatorio a partir del 9 de noviembre para que lo administren las comunidades autónomas El estado de alarma por coronavirus, en directo | El Gobierno confirma que el toque de queda quedará en manos de las autonomías a partir del 9 de noviembre

En este lugar, el asentamiento más grande de Lepe, viven unas 300 personas, la mayoría malienses, pero Cáritas calcula que solo en Huelva hay unos 2.000 trabajadores viviendo en las mismas condiciones infrahumanas. Ganan unos seis euros la hora. Algunos llevan más de una década viviendo en este o en otros asentamientos vecinos.

Aquí se cocina con la luz de los móviles; el agua hay que buscarla en un grifo de una rotonda a dos kilómetros de distancia y almacenarla en garrafas de herbicida; el baño se toma al aire libre con agua recalentada en una olla; y la letrina es el propio campo. La basura, que el Ayuntamiento no recoge, se lanza en bolsas por un barranco. A pesar de tenerlo todo en contra, en el lugar hay orden, limpieza, turnos de cocina, y normas. Están prohibidos el alcohol, las drogas, el fuego y las peleas.

“Este es el peor sitio donde he vivido”, dice en castellano Karidioula Kession, un hombre de 32 años de Costa de Marfil que llegó a Ceuta en 2016. “Si le digo a mi familia que vivo aquí no me creería. Es mi secreto”, confiesa. Las manos de Kession, y las de la inmensa mayoría de los temporeros que ahora están en Lepe, son las que recogen la uva en Logroño, las manzanas en Lleida, los calabacines en Almería, los cereales en Salamanca, las almendras en Tomelloso y la fresa y los cítricos en Huelva. Pasan el año de plantación en plantación, asumiendo el trabajo más duro del campo.

Algunos, como Kession, no tienen papeles y sus patrones se han aprovechado de ellos. “Estuve dos años y siete meses recogiendo calabacines en El Ejido por 35 euros al día. Mi jefa me prometía que me contrataría pero cuando llegó el momento de poder regularizar mis documentos cogió a otro”, lamenta. “Sin documentos trabajas muy poco y yo ahora no tengo dinero para comprar comida. Me da vergüenza comer siempre del plato de mis amigos”, cuenta el maliense Gibril Betraure mientras despeja con una azada las malas hierbas que crecen en la entrada de su chabola.

Chinches en las manos “Este lugar es demasiado difícil. Hay enfermedades, cuando llegas del trabajo tienes que tomar un baño y descansar un poco para ir a por agua y comer”, relata en italiano el maliense Magassa Mady, que obtuvo su permiso de residencia en Italia como solicitante de asilo, pero que aquí no tiene autorización para trabajar. Mady, con las manos picadas por las chinches, vive en la única construcción de ladrillo del campamento, donde se hacinan más de 20 personas. Solo en su habitación duermen seis hombres más. Su cama, la más grande, la comparten entre dos.

Cumplir los requisitos para regularizarse es especialmente difícil para los trabajadores del campo. La ley obliga a tener, además de tres años de residencia demostrable en España, un contrato de trabajo de un año, y eso es complicado en un sector caracterizado por la contratación temporal. “Podría flexibilizarse la burbuja burocrática que enfrentan estas personas para regularizarse”, propone el responsable de Exclusión de Cáritas Diocesana de Huelva, Juan Manuel Breva. “Se les dificulta el empadronamiento en los asentamientos y la exigencia del contrato de un año es una barrera infranqueable”.

El Gobierno limita el toque de queda obligatorio a 15 días y luego decidirán las CCAA 'Chile debe abordar la constituyente sin temores a populismos': Humberto de la Calle, cerebro de la Constitución de Colombia - BBC News Mundo El Gobierno convierte en voluntaria la imposición del toque de queda

Los jornaleros de los asentamientos onubenses que sí tienen un permiso de residencia y trabajo —un 74%, según un informe de Cáritas de 2017— no viven mucho mejor. Tienen contrato y trabajan más que sus vecinos en situación irregular, pero viven en las mismas chabolas, se mojan igual cuando llueve y duermen también amontonados. En todos esos lugares en los que han trabajado, asegura la decena de temporeros entrevistados, cuentan con una cama, una habitación o una casa. Y pagan por ello. En Lepe, no.

“Conseguí mis papeles con un contrato hace cuatro años, gano 1.200 euros al mes, pero no hay casas ni habitaciones para alquilar. Llevo tres meses aquí”, se queja con acento andaluz otro maliense llegado a las islas Canarias en 2008.Los asentamientos chabolistas de temporeros inmigrantes existen en la costa occidental española hace más de 20 años. El negocio de la agricultura intensiva ha regado de millones la región, sin que ninguna Administración, ni tampoco los empresarios, se hayan puesto manos a la obra para evitar que una parte de los trabajadores del campo vivan en la marginalidad. “Cada vez que preguntaba a alguien en el Gobierno, siempre culpaban a otro. No era su responsabilidad. Así que, básicamente, todos hacen la vista gorda”, subrayó el relator de la ONU tras su visita. “Lo inusual de este caso no son solo las condiciones terribles en las que viven, sino la falta de respuesta de las autoridades”, abunda Alston a EL PAÍS.

El bucle empieza en los Ayuntamientos y se enreda en el resto de Administraciones. “El problema es el mismo o peor que en los años 80 y sigue sin haber una solución”, asegura el portavoz del Gobierno municipal, Jesús Toronjo. “Quien quiera pensar que esto es responsabilidad del municipio se equivoca. Esto es un problema de todos: del Gobierno Central, de la Junta, de la Diputación de Huelva, de los Ayuntamientos y de los empresarios”. El Ministerio de Trabajo y Economía social reaccionó el viernes a las denuncias del relator: anunció que busca cómo obligar a las empresas a facilitar alojamientos y que controlará sus condiciones.

Leer más: EL PAÍS »

Franco en El Pardo: un año de nostálgicos a cuentagotas y 700 euros al mes en seguridad

'¡España, una, España, grande, España, libre! ¡Caídos por Dios y por España, presentes! ¡José Antonio Primo de Rivera, presente! ¡Francisco Franco Bahamonde, presente! ¡Arriba Espa

😡😳 Son los dueños de las explotación quienes están obligados a dsr casa y comida. El ayuntamiento deberia multarles y cerrarles el negocio. Explotadores. Las instituciones lo permiten hace décadas Es una vergüenza esta es la Españistan que tanto amais, miserables!!! El relator ya debe ir con el estómago lleno de jamón 5 J Tras su visita sentenció: “Viven como animales” Y yo hinchado de jamón y gambas

Una pena 🤔🤔🤔🤔 pero imagino que el “relator” habrá cobrado bien, habrá estado en buenos hoteles y habrá comido en buenos restaurantes ... imagino, supongo, creo ... Viven peor, por que tienen más necesidades...y conocimiento de su desgracia. Aquí los acogen es un tío bueno, comunista y con pasta para todos. Nos la saca a los españoles de apie.

Todas las veces que las Kardashian se han pasado con el PhotoshopDe momento, Kourtney se lleva la palma...

La Policía que vigila el juego en España: 'El sector cumple las normas'ENTREVISTA | 'El sector del juego cumple las normas; policialmente no vemos ningún gran problema social' Así de tajante es el jefe de Control de los Juegos de Azar y Apuestas de la policia Nacional sayurila79 ha hablado con él policia sayurila79 😳😳😳👿👿👿 policia sayurila79 En el fondo tiene razón. policia sayurila79 Gran poblema social no hay. Pero problema social sin ser grande si

2020: el año de las mujeres en el arteCon exposiciones en solitario en muchos de los principales museos del mundo, este año las mujeres artistas desembarcan con más fuerza que nunca. Sus obras cotizan al alza pero, ¿es solo un tendencia o una realidad imparable?

Las lágrimas de Jordi Alba tras abandonar el campo en el 17'El jugador del Barcelona tuvo que ser cambiado en el minuto 17 por una lesión en el abductor de su pierna derecha y peligra su presencia ante el Nápoles y el Madrid. Jordi no pudo aguantar las lágrimas en el banquillo.

'Tu cara me suena' baja pero mantiene el liderato frente a 'El debate de las tentaciones'El talent de Antena 3 cae 2,6 puntos respeto a su última entrega pero establece una cómoda ventaja de más de 4 puntos con su perseguidor más cercano

Ciberfeministas: así transforman las nuevas generaciones el activismo digital | Feminismo | S Moda EL PAÍSUna cantera de pensadoras y activistas está transformando el debate en la red. Interseccionalidad, salud mental, cultura y memes para debilitar al patriarcado.