En el Salvaje Oeste: un mes en la Web3, entre la utopía y la especulación del mundo cripto y los NFT

En el Salvaje Oeste: un mes en la Web3, entre la utopía y la especulación del mundo cripto y los NFT

23/01/2022 01:59:00 p.m.

En el Salvaje Oeste: un mes en la Web3, entre la utopía y la especulación del mundo cripto y los NFT

Quieren revolucionar Internet (que sea de todos y no de las plataformas), y aunque hay serios motivos para dudar de su visión, también los hay para mantenerse curiosos

podcastenThe New York Times, “cuya existencia, singularidad, propiedad e historial de transacción se puede verificar”. Y eso ofrece posibilidades: “formas realmente digitales de poseer cosas de valor y comprarlas y venderlas a otra gente”. Suena abstracto, pero pensad en aplicaciones sencillas, como hacer micropagos en lugar de dar

likes, o imaginad un escritor novato que decide compartir losroyaltiesde su primer libro con sus primeros 1.000 lectores.¿Es mercantilizar Internet? Sí, pero eso ya pasó.¿Traerá la descentralización? Lo dudo. Es cierto que una de las cosas que ahora hacen las plataformas intermediarias, como YouTube o Spotify, es esto: ofrecen un jardín privado donde garantizan los derechos de los creadores… a cambio de una comisión. Los optimistas de la

Leer más: LA NACION »

muy bien Ezra Klein en su podcast en The New York Times , “cuya existencia, singularidad, propiedad e historial de transacción se puede verificar”. Y eso ofrece posibilidades: “formas realmente digitales de poseer cosas de valor y comprarlas y venderlas a otra gente”. Suena abstracto, pero pensad en aplicaciones sencillas, como hacer micropagos en lugar de dar likes , o imaginad un escritor novato que decide compartir los royalties de su primer libro con sus primeros 1.000 lectores. ¿Es mercantilizar Internet? Sí, pero eso ya pasó. ¿Traerá la descentralización? Lo dudo. Es cierto que una de las cosas que ahora hacen las plataformas intermediarias, como YouTube o Spotify, es esto: ofrecen un jardín privado donde garantizan los derechos de los creadores… a cambio de una comisión. Los optimistas de la Web3 creen que si pierden esa función perderán poder, y que habrá distribución, pero en este punto soy muy, muy escéptico —como Ezra Klein o Jack Dorsey—: los intermediarios actuales, o sus sucesores, tienen otras vías para mantener su dominio. También veo la relevancia de tener identidades que viajan contigo. Ahora mismo, el garante de tu perfil en Facebook o en Twitter son dos empresas. En parte por eso no tienes un solo perfil, sino uno diferente en cada jardín privado. Tener una identidad única y de tu propiedad, que viaje contigo en Internet o al metaverso, es sugerente e inquietante al mismo tiempo. No me parecen risibles los objetos digitales. Es una locura que alguien pague millones por ser el legítimo dueño de un dibujo de un simio , pero no es una locura nueva: las personas pagamos por señalizar pertenencia y estatus. Desde luego lo hace quien compra un Ferrari, pero puede que tú también. Si tienes un reloj o una pulsera cara, no es porque son objetos mejores que un Casio o una pulsera bonita y barata, es porque te gusta que sean originales (escasos), o porque te gusta lo que dicen de ti. ¿Cuánta gente conoces que disfruta pagando por experiencias para compartirlas en Instagram? Es comprensible. Pagar por objetos digitales me parece aún más normal. A las personas nos gustan las cosas bonitas. Y, en la medida en que una parte de nuestra vida sea digital, querremos esas cosas en digital: si pasas tres horas al día en reuniones de Zoom, con colegas, clientes o familiares, ¿no querrás un fondo precioso de una artista que te gusta? La distancia entre decir “qué abrigo más bonito” y “qué avatar más bonito” es microscópica, aunque una frase nos parezca natural y la otra excéntrica. "Ganxillo" with 4 branches, 9 branches, 7 and 3. Press numbers to change them, press space key to clear. You can view and interact with it at: