Victoria de Suecia, Catalina Amalia de Orange, Charlène de Mónaco, Diana de Gales: princesas deprimidas, bulímicas, estresadas, mudas… ¿Es este el peso real de la corona?

👑 La presión de la corona se ha cobrado la salud mental de muchas royals... ¿Somos más duros con ellas que con ellos?

07/12/2021 1:05:00

👑 La presión de la corona se ha cobrado la salud mental de muchas royals... ¿Somos más duros con ellas que con ellos?

Algunas pasarán a la historia como las «tristes» oficiales de la corte, como Charlène de Mónaco o la emperatriz Masako de Japón; otras por sus trastornos de la conducta

príncipe Alberto, se ha quedado exhausta física y mentalmente.La princesa Margarita, Diana de Gales y Meghan Markle: la incomprensión ante los problemas de salud mentalLos Windsor, con lareina Isabel IIa la cabeza, no se caracterizan por su empatía hacia el sufrimiento ajeno, aunque lo estén padeciendo miembros de su propia familia como se demostró con el caso de

Sin Djokovic, el Abierto de Australia inicia con triunfos de Nadal y Osaka

Diana de Galesy sus múltiples peticiones de auxilio en forma de intentos de suicidio y trastornos de la conducta alimentaria reconocidos por ella misma.Pero lo que losWindsorno estaban dispuestos a hacer con la futura reina Diana, décadas más tarde tampoco estuvieron dispuestos a hacerlo por la mujer de

Enrique de Sussex: en su explosiva entrevista conOprah Winfrey Meghan Marklehabló sin pelos en la lengua al mundo sobre cómo la presión mediática le había provocado ideaciones suicidas y cómo el departamento de relaciones públicas de la corona había ignorado su petición de ayuda profesional para gestionar su salud mental. headtopics.com

Tanto la princesa Margarita como la princesa de Gales, Diana, padecieron problemas de salud mental /gtresEn realidad, en este tema llueve sobre mojado. No olvidemos que para conservar el trono la familia real fue capaz de ocultar durante décadas a sus

Hazard quiere irse del Real Madrid

familiares «defectuosas» y las encerraron de por vida en una institución mental(y el mismo duque de Edimburgo vio como su padre repudiaba a su madre y la ingresaba en un manicomio). Pero se podría decir que la ocasión más memorable de falta de piedad ante un problema de salud mental lo mostró la propia

reina Isabel IIprincesa Margaritaen los últimos años de su vida.Mientras la princesa Margarita padecía una depresión en los últimos años de su vida que la impedía salir de la cama e incluso comer, se dice que la respuesta de su hermana fue impedir que se pudieran usar sillas de ruedas en palacio para obligarla «a moverse» si salía de la cama, un tratamiento de choque que obviamente no funcionó.

No era la primera vez que la salud mental de la princesa Margarita daba motivos de preocupación: en 1974 la princesa sufrió una crisis nerviosa en la isla de Mustique en la que se encontraba con su amante de aquel momento y existe la teoría de que intentó suicidarse tras su divorcio de headtopics.com

Alerta en el deporte: Así se ceba el covid con el corazón de los futbolistas

Antony Armstrong-Jones. Durante años Margarita buscó ayuda y terapia en el ala de psiquiatría de la Priory Clinic, pero nada evitó que muriera sumida en una profunda depresión derivada de sus graves problemas de salud y la indiferencia de su familia.

Michiko, la emperatriz muda, Masako la emperatriz triste, Mako la princesa con estrés postraumáticoPero si hay una corte exigente con las mujeres que forman parte de la familia real esa es la japonesa. Ser princesa o emperatriz deltrono del Crisantemo

parece un viaje casi asegurado al psiquiatra y al psicólogo y es que la presión sobre las nobles japonesas es extrema porque los estándares que se les exigen desmoralizan a cualquiera. Aunque a la casa imperial le cuesta sangre, sudor y lágrimas reconocer que las cosas de palacio no van como deberían ha habido ocasiones en las que no ha podido ocultar los problemas de salud mental de sus princesas.

El más reciente sin duda es el caso de laex princesa Mako, que tuvo que abandonar recientemente a su familia para poder casarse con un plebeyo, boda que le hicieron retrasar una y otra vez durante años. Entre las presiones familiares y las sociales con campaña de prensa incluida para que escogiera otro marido, tras cinco años de tensión Mako acabó abandonando el palacio imperial con el diagnóstico confirmado por la propia casa imperial japonesa de trastorno de headtopics.com

estrés postraumático, una dolencia que tendrá que tratarse en Nueva York, donde ahora reside tras abandonar su cargo y a su familia.Las emperatrices tampoco se libran de esa presión constante, lo que hizo que la anterioremperatriz, Michiko

, que llegó a palacio como una revolución porque era la primera plebeya, universitaria y deportista que ascendería al trono tras 2600 años de monarquía. De poco le sirvió su carácter fuerte y sus ganas de modernizar la monarquía nipona: las críticas constantes de su suegra, la dura disciplina palaciega que la obligaba a lucir apretados kimonos que la hacía incluso sangrar, la campaña en su contra en prensa por detalles como insistir en dar el pecho a sus hijos o querer cocinar, la acabaron sumiendo en una depresión que se reflejó en crisis de mutismo absoluto:

Michikoperdía a menudo la voz. Le pasó tras su boda y en los años 90, cuando se la acusaba de todo tipo de comportamientos abusivos lo que le sumió en un mutismo que le duró siete meses.Vídeo.El destino de la actualemperatriz japonesa, Masako

, no es mucho mejor. La mujer que se dice que rechazó las proposiciones de matrimonio del actual emperador hasta en diez ocasiones no se equivocaba al sospechar que la vida en palacio estaba lejos de ser un camino de rosas. Desde su boda y tras las dificultades para concebir un heredero varón (sufrió un aborto y solo ha podido dar a luz a una niña,

la princesa Aiko) Masako ha vivido un calvario.Antes de su ingreso en palacio era una mujer culta formada para convertirse en una diplomática de alto rango que habla cinco idiomas. Tras su boda su principal papel es concebir un heredero al trono y

cuidar los gusanos de seda de palaciomientras le da vueltas al poema que debe escribir la familia real a principios de año. No tiene agenda oficial propia, debe aparecer siempre detrás de su esposo, se la ha criticado por ser incluso más alta que él, y desde 2004 padece oficialmente depresión profunda.

Catalina Amalia de Orange, Victoria de Suecia y Charlène de Mónaco, la nueva hornada de princesas en problemasVictoria de Suecialo confesó ella misma y en televisión cuando cumplió los 40: durante su adolescencia padeció un trastorno de la conducta alimentaria por el que recibió tratamiento psicológico. ​​»Pasé un tiempo difícil. Necesitaba resolver las cosas y recuperar mi equilibrio, conocerme a mí misma, descubrir dónde estaban mis límites y no presionarme demasiado», explicó entonces. La adolescencia parece ser una etapa especialmente complicada para las royals y la joven

Catalina Amalia de Orangees un buen ejemplo de ello: ella misma ha confesado que acude regularmente al psicólogo cuando las circunstancias la sobrepasan.Pero esta situación parece aún peor cuando quien asciende a la realeza proviene de un mundo completamente distinto.

La princesa Mette-Marit, la futura reina de Noruega no le dedicó buenas palabras a su entrada a palacio y sus primeros años de relación con el príncipe Haakon, y los culpables, de nuevo, fueron los medios y la presión. «​​Hay algunos períodos en la vida, quizá en mi primera fase con Haakon, en los que todavía no puedo pensar sin vomitar porque fue muy duro, había mucha presión y llegué sin ninguna experiencia», cuenta la princesa hoy involucrada en numerosos proyectos de ayuda a la salud mental.

Vídeo.Las razones por las que Charlène no quería volver a MónacoLaprincesa Charlène de Mónacoparece la última en incorporarse a este listado de royals que no han conseguido adaptarse a lo que la sociedad considera que es su papel y sufren por ello. Mientras su marido hablaba de su internamiento en un centro y de que la princesa sufría «fatiga no solo física», en los medios la propia Charlène ha dado pistas durante años sobre por qué no sonríe en las fotos.

Este mismo verano reconocía en una entrevista a un medio de Sudáfrica que su adaptación a Mónaco no ha sido completa, que en diez años apenas ha hecho un par de amigos de verdad, que en el principado nadie entiende su humor… «La gente se apresura a decir: 'Oh,

¿por qué no sonríe al ver las cámaras?'. A veces es difícil sonreír. No saben lo que ocurre en el fondo», confesó en 2019 en una entrevista a la revista Huisgenoot, el mismo año en el que con una diferencia de diez días murieron dos amigos suyos.

Leer más: Mujerhoy »

Caso Novak Djokovic, en directo. Habla Novak: 'A pesar de todo lo que ha pasado, me quiero quedar y tratar de competir'

Tras más de cinco horas Novak Djokovic ha sido liberado tras la orden dictaminada por el juez Anthony Kelly, que no ha encontrado razones suficientes para denegar el visado al núme