La historia real de Caroline Astor y las otras socialites que inspiran 'La edad dorada', la nueva serie del creador de Downton Abbey

Desde Caroline Schermerhorn Astor, la abeja reina de la clase alta neoyorquina de finales del siglo XIX que organizó la famosa fiesta de “Los Cuatrocientos”, hasta su némesis, Alva Vanderbilt

Series, Nueva York

25/01/2022 11:24:00

Desde Caroline Schermerhorn Astor, la abeja reina de la clase alta neoyorquina de finales del siglo XIX que organizó la famosa fiesta de “Los Cuatrocientos”, hasta su némesis, Alva Vanderbilt.

Desde Caroline Schermerhorn Astor, la abeja reina de la clase alta neoyorquina de finales del siglo XIX que organizó la famosa fiesta de “Los Cuatrocientos”, hasta su némesis, Alva Vanderbilt

. La pareja alquiló Beaulieu House, la anterior vivienda dekáiser Guillermo II de AlemaniaAnne de Courcy, hija de un minero californiano y cuyos orígenes eran particularmente humildes, formó parte del “Triunvirato” de mujeres, junto a Alva Vandebilyt y

.William K. VanderbiltBettmann / Getty Images), famosa por su ingenio y por su temperamento divertido, fue la anfitriona por excelencia, responsable de algunas de las fiestas más espectaculares y que más dieron que hablar en su época. En una de ellas su invitado de honor fue un mono apodado “Príncipe del Drago de Córcega”, mientras que en otra sus invitados compartieron pista de baile con un elefante. Pero su naturaleza jocosa siempre tuvo un punto de mordacidad, y fue tan conocida por sus pullas como por sus chistes. Se dice que en una ocasión comentó, refiriéndose a la esposa de

Leer más: Vanity Fair España »

David Simon

Política: David Simon Leer más >>

Quién es Gina Rodríguez, la actriz que protagonizará la serie de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'La intérprete será una de las protagonistas de la serie de Pedro Almodóvar La que no tiene cintura

Romance de Robert y Kristen en 'Crepúsculo' habría sido ilegal en la vida realLa directora de la primera de las películas que adaptaron a la gran pantalla la serie de novelas Crepúsculo, Catherine Hardwicke, recordó algunas interesantes anécdotas.

El espectacular broche británico de la princesa Ingrid de NoruegaLa joven heredera, que acaba de cumplir 18 años, ya ha lucido en alguna ocasión varias de las joyas más espectaculares de las 'royals' de la familia real noruega.

Un estudio descubre cinco genes implicados en la anorexiaUn estudio con gemelas idénticas descubre cinco genes implicados en la anorexia. Se basa en el análisis de hermanas homocigóticas en las que una sufre el trastorno alimentario y la otra no

Renfe da alas a la marca AVE para convertirla en su activo clave para competir en la liberalización ferroviariaLa operadora convoca un concurso de ideas del que saldrá la base para la nueva imagen de su producto de alta velocidad estrella. 

El Poder Judicial en funciones critica la falta de 'compensación suficiente' a los arrendadores por el control de preciosLa nueva propuesta de informe del Poder Judicial en funciones sobre la Ley de Vivienda califica de 'farragoso' el artículo que permite topar ciertos alquileres y advierte de que esa medida estará condicionada 'decisivamente' por las autonomías Bien apuntado lo de 'en funciones'. Trabajan para los poderosos, no hay nada más que añadir!

con Sir Michael Henry Herbert , el hermano pequeño del 13º conde de Pembroke. Grace no fue una excepción, ya que se fugó para casarse con Cornelius Vanderbilt III . La pareja alquiló Beaulieu House, la anterior vivienda de John Jacob Astor situada en Newport, Rhode Island. Tras la Primera Guerra Mundial, viajaron mucho por Europa, trabando amistad con la realeza, en especial con el káiser Guillermo II de Alemania . Tal y como narra al detalle The Husband Hunters: Social Climbing in London and New York (“Las cazamaridos: Ascenso social en Londres y Nueva York”), el libro de Anne de Courcy , fue una fiesta que Grace organizó para el popular hermano pequeño del káiser en una visita a Nueva York la que al parecer precipitó el descenso en la consideración social de la sra. Astor, ya que sintió que el honor debería haber sido suyo. Al igual que muchas nuevas ricas fingieron estar enfermas para quedar bien pese a no haber sido invitadas al baile de la sra. Astor, ella también salió huyendo en un viaje a Europa con tal de no coincidir con el gran evento. Theresa Fair Oelrichs Theresa Fish Oelrichs , hija de un minero californiano y cuyos orígenes eran particularmente humildes, formó parte del “Triunvirato” de mujeres, junto a Alva Vandebilyt y Marion Graves Anton Fish , que ocuparon el lugar de la sra. Astor en la alta sociedad neoyorquina tras su “jubilación”. Su padre y sus socios descubrieron el llamado “Big Bonanza”, el mayor yacimiento de oro y plata jamás hallado, y fue así como se convirtió en una gran heredera, uniendo su fortuna a la del magnate de los barcos de vapor Hermann Oerlichs . No obstante, su matrimonio fue de lo más infeliz y, cuando Hermann murió de manera repentina a causa de un ataque al corazón, ella descubrió que había quedado fuera de su testamento. Pero eso no impidió que lo impugnara y consiguiera hacerse con la mitad de sus propiedades. Rosecliff, su mansión, se hizo célebre por estar basada en el Gran Trianón de Versalles y a día de hoy es una atracción de interés público. En 1899 se produjo uno de sus mayores éxitos sociales cuando consiguió orquestar el enlace de su hermana Birdie con el hijo de Alva y William K. Vanderbilt , una de las bodas de la alta sociedad que más interés generó en aquella década. Marion Graves Anthon Fish Marion “Mamie” Graves Anthon Fish alrededor de 1900. Bettmann / Getty Images Marion “Mamie” Graves Anthon Fish (esposa del magnate del ferrocarril Stuyvesant Fish ), famosa por su ingenio y por su temperamento divertido, fue la anfitriona por excelencia, responsable de algunas de las fiestas más espectaculares y que más dieron que hablar en su época. En una de ellas su invitado de honor fue un mono apodado “Príncipe del Drago de Córcega”, mientras que en otra sus invitados compartieron pista de baile con un elefante. Pero su naturaleza jocosa siempre tuvo un punto de mordacidad, y fue tan conocida por sus pullas como por sus chistes. Se dice que en una ocasión comentó, refiriéndose a la esposa de Theodore Roosevelt , que “al parecer se gasta 300 dólares al año en ropa -y desde luego así lo parece”. Elizabeth Wharton Drexel Marie Miller Kavanaugh (1867 - 1954) y Elizabeth Wharton Drexel Lehr (1868 - 1944, en el centro de la imagen) a su llegada a la Ópera Metropolitana de Nueva York. Weegee(Arthur Fellig)/International Center of Photography / Getty Images La escritora fue una gran cronista de su clase social y escribió dos novelas, King Lehr and the Gilded Age y Turn of the Worl d, que no han sido traducidas al castellano, aportan una perspectiva íntima en torno a las vidas de la élite neoyorquina. Según la revista TIME , la primera de las dos “puede abrirse confiando en que se trata de uno de los registros más sorprendentes y escandalosamente íntimos de la vida de la clase acomodada, escrito, además, por una de sus integrantes”. La riqueza de su familia procedía de los Drexel, una dinastía de banqueros iniciada por su bisabuelo. Su segundo matrimonio inspiró su primera novela, y su marido Henry Syms Lehr , es el rey Lehr que le da título a la misma. Su marido se ganó su apodo tras una fiesta que organizó junto a Mamie Fish en la que se disfrazó de zar de Rusia. En sus memorias relata al detalle la crueldad de su relación, jamás consumada, y lo infeliz de su matrimonio. Se casó por tercera y última vez más adelante, adquiriendo entonces el título de honorable baronesa de Decies. Isabelle Gebhard Nielson Isabelle Gebhard Neilson nació en el seno de una gran fortuna y se crio en la mansión familiar, situada en el número 100 de la Quinta Avenida. A los 13 años ella y su hermano Frederick (que fue amante de Lillie Langtry ) se quedaron huérfanos y fueron tutelados por su tío. Al alcanzar la mayoría de edad heredaron el dinero y las propiedades de sus padres y de su abuelo materno, que fue un acaudalado promotor inmobiliario. Gozaba de muy buenos contactos en la alta sociedad, algo que sin duda tuvo algo que ver con el hecho de estar emparentada con los Vanderbilt, los Neilson y los Stuyvesant. Por supuesto, formó parte de Los Cuatrocientos de la sra. Astor. Artículo original publicado por Tatler y traducido por Darío Gael Blanco. Acceda al original