El hombre que invitó al mundo a cenar en su casa - BBC News Mundo

A lo largo de los años, las autoridades a menudo se preguntaron qué pasaba en la casa de Jim.

25/01/2021 2:26:00

A lo largo de los años, las autoridades a menudo se preguntaron qué pasaba en la casa de Jim.

Jim Haynes organizaba cada domingo una cena de hasta 120 personas para ponerlas en contacto. Se estima que por su casa pasaron hasta 150.000 personas a lo largo de los años.

Cada persona estaba listada en la ciudad donde vivía, seguida de dos o tres líneas,incluyendo su dirección, fecha de nacimiento, número de teléfono y hobbies.Usando Google y correo postal al mismo tiempo, logré contactar con varios de ellos.

La asombrosa habilidad verbal de Martínez-Almeida El titanosaurio más antiguo del mundo: esto debes saber ¿Cómo gana dinero WhatsApp si su servicio es gratuito para la mayoría de los usuarios? - BBC News Mundo

La mayoría había conocido a Jim personalmente o a través de amigos de amigos.Guías localesTodos tenían buenos recuerdos del proyecto y todavía estaban dispuestos a actuar como guías locales para mostrarme los alrededores.

En Gdansk, le pregunté a la funcionaria Krystyna Wróblewska por qué se había inscrito en aquel proyecto.Me dijo que había estado trabajando como mediadora, ayudando a los periodistas a cubrir las huelgas anticomunistas de los astilleros. headtopics.com

"Ellos [los medios] fueron a buscar mujeres con pañuelos en la cabeza y caballos con carros, perpetuando la misma imagen de siempre. Supongo que queríaconocer gente para poder cambiar los estereotiposy demostrar que no todas las imágenes que tienes en la cabeza son reales", contó.

Fuente de la imagen,Dave DeparesPie de foto,Krystyna Wroblewska se apuntó en los años 80 a la guía de Jim ofreciéndose a enseñar a los viajeros los alrededores de Gdansk"Me sorprendió lo fácil que fue", me dijó Jim.

Produjo guías paraRumania, Checoslovaquia, Hungría, los países bálticos y Rusia, con miles y miles de lugareños.Algunos de sus contactos procedían de sus libretas de direcciones personales que abarcaban varios volúmenes, y consiguió nuevos registros tras publicar entrevistas en periódicos locales y revistas de jazz.

Sacos de correo"Algunas de las personas de Rusia más mayores tenían miedo de ser incluidas en una lista occidental, porque pensaban que sería más fácil detenerlos a todos. Pero mucha gente joven quería estar en el libro. Recibí sacos enteros de correo. Estoy seguro de que el cartero local se preguntaba qué diablos estaba pasando", dijo. headtopics.com

30 años del descubrimiento de Ötzi, el 'hombre de hielo' El gobernador de Texas levanta el mandato de mascarillas Y Cristiano con 15 años más que Haaland, ¡qué! Aceleración brutal para marcar en el 89'

A lo largo de los años, las autoridades a menudo se preguntaron qué pasaba en la casa de Jim.Sobre todo durante el período en que comenzó aemitir pasaportes de juguete.Fue en la década de 1970, después de oir la historia de un viajero estadounidense que, 20 años atrás, había renunciado a su ciudadanía estadounidense y había creado su propio "pasaporte mundial".

Para Jim, los pasaportes no nacionales estaban en línea con sus ideales de paz y libertad global.Así que convirtió su casa en una "embajada" ycomenzó a producir pasaportes mundialespara cualquiera que quisiera uno.Los documentos eran tan convincentes que algunas personas los usaban para cruzar fronteras.

"Mira, ya no puedes hacer esto. Tienes que dejar de hacer pasaportes", le decía la policía francesa exasperada cuando llegaba a su puerta.Pero Jim continuó hasta que terminó en los juzgados.Aunque finalmente fue absuelto de fraude y falsificación, fue declarado culpable de "confundir al público".

Jim siempre descartó la idea de que se trataba de una empresa ingenua, pero, según algunos de sus amigos, confiaba en exceso y esto lo llevó aerrores financieros y problemas legalesa lo largo de los años.Pero el solo se ocupaba de los problemas cuando estallaban. headtopics.com

"A menudo tenía que evitar que firmara cosas. A veces ni siquiera las leía", dice Jesper, su hijo, que nació durante el matrimonio de Jim con Viveka Reuterskiold en la década de 1960.Fuente de la imagen,Pie de foto,Jim with his son Jesper

"Había colchones en cada espacio vacío del piso, gente durmiendo en todas partes", dice al recordar sus visitas a París."Era emocionante y divertido, pero a veces me sentía celoso. Le pasó a mucha gente.La gente era muy posesiva con él

Angelina Jolie subasta pintura de Churchill a un valor récord | Video | CNN Merck colaborará con Johnson & Johnson para duplicar la fabricación de vacunas en EE.UU. Nicaragua: comienza vacunación a pacientes con enfermedades crónicas

. La gente quería reclamarlo, pero era imposible de reclamar", relata.Jesper reconoce que su padre le abrió al mundo.Utilizó ampliamente los libros de contactos de Jim mientras viajaba y actualmente vive con su propia familia en Bangkok, donde replicó brevemente las cenas dominicales.

"Solo por seis meses. Era mucho trabajo".Los bloguerosDurante la década de 1990, las multitudes comenzaron a disminuir en las cenas de París, a medida que la multitud hippie original envejecía.Pero luego unanueva ola de visitantes más jóvenes

comenzó a ponerse en contacto.Fue cuando lo descubrieron los blogueros."Internet arruinó y salvó las cenas al mismo tiempo", dice Seamas McSwiney, un amigo cercano que durante décadas ayudó los domingos por la noche.

"Se volvieron menos espontáneas a medida que la gente trataba de reservar con seis meses de antelación, lo que era un anatema para la forma en que Jim viajaba y también resultaba molesto porque era más probable que esas personas no se presentaran, pero al mismo tiempo,

estos artículos online revitalizaron idea.Había un público más joven y un nuevo impulso", señala.En el pico de las cenas, Jim daría la bienvenida a hasta 120 invitados, llenando su atelier y extendiéndose hacia el jardín trasero adoquinado.

Se estima que a lo largo de los años acudieron 150.000 personas a estas cenas."La puerta siempre estaba abierta", dice Amanda Morrow, una periodista australiana que se quedó con Jim durante un año y medio."Era una puerta giratoria de invitados: algunos querían quedarse y otros solo querían saludar. Jim nunca le dijo que no a nadie. Lo único que realmente deprimía a Jim era

que la gente se fuera", dice Jesper."Luchó contra eso. No le gustaba estar solo. Aunque, afortunadamente, siempre había alguien nuevo que lo distraía". Leer más: BBC News Mundo »

Fotos: La vida y obra de Quique San Francisco, en imágenes

El actor ha muerto a los 65 años en Madrid

que interesante, ojala acabe todo esto del covid pronto y todos podramos viajar y cenar en restaurantes al lado de extraños...ojala