'Paisajes inadvertidos': volver a vivir en la palabra | ELESPECTADOR.COM

'Paisajes inadvertidos': volver a vivir en la palabra.

23/09/2019 8:15:00 a. m.

'Paisajes inadvertidos': volver a vivir en la palabra.

Este libro compila el testimonio de cuatro familias que sufrieron la guerra en Bogotá. Es también una reflexión sobre la relación entre escritura e imagen, y es de distribución gratuita.

Recordar: volver a pasar por el corazón, del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, que propone un recorrido sensorial a través de rostros, objetos y relatos que dan cuenta de algunas experiencias de guerra. Así,Paisajes inadvertidos

Caravana de seguidores de Uribe se tomó calles de Cali Rusia empezará a distribuir su vacuna contra covid-19 el 10 de agosto La guerra en los dos primeros años del gobierno Duque

es una profundización de algunas de esas historias y de las distintas miradas que pueden conformarse sobre la ciudad, sus dinámicas y su relación con el conflicto armado del país. Cada historia, cada persona, cada versión de un mismo suceso, cada regreso al pasado y cada asomo a la imaginación que conforman estas narrativas demarcan un contragolpe a esa memoria histórica que envuelve una visión de violencia como una violencia única, como una violencia que afecta del mismo modo a todos los sectores de las diferentes poblaciones, como una violencia atemporal y definida.

En un poema, Cristina Peri Rossi declara: “cuando una palabra escrita / en el margen en la página en la pared / sirve para aliviar el dolor de un torturado, / la literatura tiene sentido”. Quizás el para qué de narrar las memorias en torno a hechos tan atroces, desde las perspectivas elegidas y alteradas por cada enunciador,

es esencialmente permitir un duelo o una reparación, resignificando traumas a través de la formación de una suerte de discurso estético de quien rememora, de quien reconstruye y forma una ficción, un relato, una recreación.

Los testimonios narrados en este libro suscitan y sugieren algunas preguntas en torno al lugar de la escritura en medio de décadas de violencia. En primer lugar, si en el marco de un conflicto armado y el intento de un posconflicto, el acto de la memoria es un deber o un derecho y conforme a esto de qué manera deben proceder las entidades estatales en el proceso de resignificación que hacen las víctimas: cuál es el límite entre el entrevistado y el entrevistador, entre el que narra y el que ordena, entre el que es elegido para hablar, por un lado, todas las voces que quedan por fuera, que no tienen el espacio para narrar y, por el otro, todas las voces que pueden ser o identificarse con dichos relatos.

(Vea:“Bojayá, entre fuegos cruzados”: un documental para no olvidar el horror de la guerra)Aquello que cuentan quienes padecen el horror revela los enlaces que hay entre lo que vendría siendo la historia pública y la historia personal. Cómo lo que normalmente se considera político o ideológico afecta el devenir cotidiano de las personas, su rumbo y su estabilidad. Hechos como el Bogotazo o el entablar una guerra, el disputar un territorio, el perseguir a un sector de la población, el apuntarle a cierta estrategia militar, entre otros factores, transgreden y desvían desde el orden espacial de los territorios hasta el sedentarismo de los cuerpos humanos que devienen errantes, desplazados, y tras la errancia, heridos o desaparecidos, e incluso despojados. Despojados en las dos acepciones de la palabra: privados de lo que se posee, de sí mismos y de su historia propia, y como el botín de victoria que se atribuyen los ejércitos.

Por asociaciones y yuxtaposiciones de palabras, escenas y relatos, de discursos radiales y notas de prensa, estos testimonios vueltos memorias nos hacen testigos y cómplices de los horrores ocurridos, del dolor y el señalamiento victimizante. Pero también nos llevan a ser parte de la resistencia y la reparación que la palabra, la re-creación —y la interpretación de ellas por parte del lector— consuman. Las narraciones de cómo se ha acomodado la vida tras el paso de la guerra se inserta en la tercera parte del libro, luego de que se incluyan ideas de lo colectivo como perseguidor de la esperanza: fotografías de grafitis, paisajes bogotanos, cuerpos pintados, citas de textos literarios y cartas a desaparecidos son la semilla que ratifica que lo público sí afecta lo personal, que está en manos de los transeúntes transformar las huellas que han pisado la calle con sangre en rutas hacia la comprensión y la reconciliación.

Por COVID-19 (y otras amenazas) EE. UU. recomienda no visitar Colombia El uribismo sale en caravanas a calles en apoyo al expresidente En solo 7 meses, puente Hisgaura tiene fisuras y barandas desprendidas

Estas historias de tragedia y unión, de fortaleza y creación, susurran que la escritura es asumir esa posibilidad de transformación conjunta, que es una opción distinta ante aquel tiempo en forma de espiral que se sume a las violencias. La escritura como el puente hacia un duelo colectivo. La escritura como una caricia que repara y construye.

Y el paisaje como símbolo de lo silencioso, de la reflexión, como un lienzo que requiere de un observador crítico que se pregunte por aquello que la imagen alude, por aquello que supuestamente no está ni aparece en lo que las márgenes —o las voces— alcanzan a tener en cuenta.

Leer más: El Espectador »

Colombia sobrepasó las 12.000 muertes por coronavirus

Un niño de 5 años fue la víctima más joven de los 311 fallecidos reportados este viernes, que registró el mayor número de pruebas hechas hasta el momento, 40.457.

El papel de la exparamilitar 'Diana' en la defensa del expresidente Álvaro Uribe | ELESPECTADOR.COMEurídice Cortés relató que ha buscado a otros exparamilitares que hablen sobre el Bloque Metro y desvirtúen la declaración de Pablo Hernán Sierra, un exintegrante de las AUC que ha declarado contra el senador del Centro Democrático. Saben que? Mejor no creerles a ninguno, eso parece un ajuste de cuentas entre bandidos.

La increíble historia de una hazaña deportiva en plena guerra de Bosnia | ELESPECTADOR.COMEl 1 de abril de 1993 siete jugadores de baloncesto de Bosnia-Herzegovina arriesgaron la vida para salir en plena noche de la sitiada Sarajevo con un gran sueño: jugar el Eurobasket de Alemania en junio de ese año.

'Chiqui' Tapia visita a Maradona en la sede de Gimnasia | ELESPECTADOR.COMEl presidente de la AFA saludó al astro argentino, quien hace dos semanas asumió como técnico del equipo de La Plata. Ese señor está deforme de lo obeso, y eso que tiene bypass! Dónde no, estalla! Que irresponsable ejemplo para un “ídolo” de tantos...

Alejandro Amenábar estrena 'Mientras dure la guerra' en San Sebastián | ELESPECTADOR.COMLa nueva película del realizador es un relato en torno al inicio del conflicto que asoló España entre 1936 y 1939. 'Nosotros crecimos en plena Transición [a la democracia] y lo que más me sorprendió es que no sabía nada', dijo.

Se suspende la restitución de tierras en Antioquia a causa del conflicto | ELESPECTADOR.COMPor la presencia de actores armados, la instalación de minas antipersona y las constantes amenazas, la Unidad de Restitución de Tierras suspendió su trabajo en seis municipios de este departamento. En realidad nunca inicio. No disque el Santo hizo les paz? A uribe y sus amigo les gusta esto

La iniciativa de organizaciones colombianas para impulsar una salida pacífica en Venezuela | ELESPECTADOR.COMCerca de 50 organizaciones y personas formaron una iniciativa llamada Convergencia Ciudadana Colombia-Venezuela, que busca promover diálogos entre distintos sectores sociales y políticos para promover la negociación y la transición pacífica en Venezuela, así como la recontrucción de la relación binacional entre los dos países.