Perón, la mano protectora de los criminales de guerra nazis en Argentina

Redirecting to full article in 5 second(s)...

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, en total 180 criminales de guerra, condenados por crímenes de lesa humanidad, fueron recibidos con los “brazos abiertos” por el presidente Juan Domingo Perón, que no solo ordenó tramitar los permisos, también les dio vivienda y trabajo.