Coronavirus

Coronavirus

2020, el año en que el mundo cambió

El ingeniero e intelectual Ernesto Guhl Nannetti reflexiona sobre los cambios que traerá para el mundo la pandemia causada por el covid-19.

30/03/2020 6:20:00 a. m.

El ingeniero e intelectual Ernesto Guhl Nannetti reflexiona sobre los cambios que traerá para el mundo la pandemia causada por el covid-19.

El ingeniero e intelectual Ernesto Guhl Nannetti reflexiona sobre los cambios que traerá para el mundo la pandemia causada por el covid-19.

Todo parecía estar avanzando normalmente. El hambre en el África aumentaba, la cantidad de desplazados de sus hogares en Siria también, los Estados Unidos trumpistas seguían destruyendo el multilateralismo y negando el cambio climático, los chalecos amarillos en Francia protestaban y los neofascistas resurgían en Europa, Putin buscaba eternizarse en Rusia, las bolsas de valores subían y bajaban y los petroleros contaminaban generosamente la atmósfera, las megaciudades jugaban a ser sostenibles, las multinacionales crecían a costa del medio ambiente de los países del tercer mundo, nuestros compañeros de la red de vida planetaria seguían extinguiéndose, Bolsonaro no paraba de quemar la selva, los pesqueros industriales depredaban los mares y los turistas confundían los lugares de vida y los venerables monumentos  con parques temáticos. Todo estaba bajo “control”. La codicia como motor del mundo seguía en marcha, la desigualdad se acentuaba y la humanidad avanzaba engañada hacia el desastre, bailando al borde del precipicio.

EE. UU. termina relación con la Organización Mundial de la Salud “El presidente acabó la cuarentena, no la hay con 43 excepciones”: Claudia López Acusan de homicidio a policía implicado en muerte de George Floyd

En nuestro entorno, el aire de las ciudades en alerta, la deforestación avanzando aceleradamente, las mineras al acecho del oro incluso a costa de la destrucción de los ecosistemas y la contaminación de las aguas, los petroleros buscando llegar hasta los más íntimos rincones de la madre tierra para proseguir su insostenible tarea y los carboneros buscando mercados para seguir exportando contaminación, el narcotráfico prosperando y los defensores del medio ambiente y los líderes sociales muriendo. La codicia como motor del país seguía en marcha, el extractivismo se imponía, la gente protestaba y se decía que la economía iba mejorando. Todo era “normal”.

Nuevo récord: España registra 838 muertos por coronavirus en 24 horasSúbitamente todo cambió. Un nuevo virus, muy probablemente conectado con un murciélago y salido de un mercado de una gigantesca ciudad China, amenazó a la humanidad y nos recordó que todos somos iguales. Los aviones que eran parte esencial de nuestra vida no volaron más, las fábricas pararon, los hoteles no tuvieron clientes y los cruceros multitudinarios quedaron quietos, las ciudades bulliciosas y que nunca dormían se callaron, las fiestas se apagaron, los restaurantes se cerraron y las gentes buscaron sus hogares y a su familia para aislarse persiguiendo la seguridad.

Todo esto mostró que el Antropoceno, la era humana, en la que nos hemos convertido en la fuerza transformadora más poderosa del planeta, había cruzado los límites de seguridad de los sistemas planetarios y se hizo evidente la extrema fragilidad de las creaciones humanas, simples castillos de naipes frente al azar y a las fuerzas de la naturaleza. El miedo se apoderó de todos, de los pobres y los ricos, de los gerentes y de los operarios, de los directores y los dirigidos, de las gentes de todos los países y de todos los colores de piel. Todos tememos que el otro nos contagie. ¿Qué había sucedido?

Simplemente que a pesar de las reiteradas señales de angustia que nos dio la naturaleza y de las múltiples advertencias de los científicos sobre la necesidad de cambiar nuestra relación con ella y adoptar formas de vida más austeras y sencillas, que exigieran menos de los ecosistemas de los que vivimos, ignoramos estos mensajes seducidos por el brillo ilusorio de la sociedad de consumo globalizada y seguimos explotando el mundo natural como si fuera infinito, superando su resiliencia y su capacidad de soporte.

La pandemia nos ha ayudado a entender que algo muy grave nos amenaza a todos, que lo que nos decían los científicos sobre el cambio de las condiciones de habitabilidad del planeta por nuestra causa es cierto y que los síntomas de deterioro de los sistemas de la Tierra, acelerados especialmente durante el último medio siglo, por la adopción de los valores y las formas de vida impuestas por los modelos neoliberales no pueden continuar. Sin embargo, seducidos por el brillo ilusorio de la sociedad de consumo seguimos avanzando hacia la insostenibilidad.

Tensión por saqueos y disturbios en supermercados de ItaliaLo que percibimos hoy con claridad es que al modificar con nuestras acciones las benignas condiciones para el avance de la especie humana que ofreció nuestra casa planetaria durante los últimos 12.000 años, iniciamos un viaje sin retorno hacia el mundo diferente que estamos creando, que resulta de creer que la naturaleza nos pertenece y que podemos apropiárnosla con base en el falso supuesto de que el crecimiento continuo de la economía es posible, con el objetivo principal de seguir viviendo indefinidamente de ella, sin respetarla ni cuidarla. Esta carrera contra nosotros mismos está impulsada por la búsqueda miope de rendimientos económicos a corto plazo, por la codicia y la prepotencia características del capitalismo de consumo globalizado, que supuestamente había derrotado a la naturaleza esclavizándola.

Danna García informó que ya dio negativo para covid-19 “Él asume la responsabilidad”: Claudia dice que Duque acabó con la cuarentena Corte Suprema ratifica condena contra Aida Merlano y remite sentencia para que se aplique la silla vacía

Este nuevo período de la historia planetaria, que se ha dado en llamar Antropoceno en referencia a nosotros como sus causantes, nos presenta la disyuntiva de escoger dos posiciones excluyentes: que se consolide la crisis civilizatoria si continuamos por el mismo camino, o adaptarnos al nuevo e incierto escenario que hemos creado, para vivirlo y aprovecharlo estableciendo una relación diferente con la naturaleza y entre nosotros, aprovechando sosteniblemente los bienes y servicios, esenciales para la vida y el progreso, que generosamente nos brinda.

El dilema de escoger cuál de ellas seguir se origina en dos emociones muy poderosas, que han orientado desde siempre el comportamiento de la humanidad,pero que para no frenar su exitosa historia deben coexistir e interactuar: el miedo y la esperanza.

El miedo nos ha hecho detener, reflexionar y ver que tenemos que cambiar. Lo ocurrido en este corto tiempo en que ha reinado el temor causado por el virus, también nos ha mostrado la esperanza; salieron a flote las mejores características humanas con la capacidad de sacrificio y la generosidad del personal médico, también volvieron los delfines a Cartagena y a los canales de Venecia y los animales a las avenidas vacías de las grandes ciudades, la atmósfera se ha limpiado, el mar ha descansado, y vislumbramos que podemos lograr tener un mundo mejor para todos si actuamos en conjunto, impulsados por la esperanza.  

Trump asegura que"no será necesaria" una cuarentena en Nueva YorkBoaventura de Souza Santos nos recuerda que Spinoza propone estos sentimientos como base fundamental de la conducta humana, y que la incertidumbre es la vivencia de las posibilidades que surgen de las múltiples relaciones que pueden existir entre ellos, y que cuando cada uno de ellos no está acompañado por el otro, la incertidumbre es insoluble. Hay unas épocas y circunstancias en las que predomina el miedo y otras en que predomina la esperanza.  

El miedo sin esperanza conduce a la resignación y a la parálisis ante un destino inevitable, anclado en la idea de la incapacidad humana para prevenir y controlar unas condiciones o unos impactos cuya magnitud sobrepasa enteramente las posibilidades individuales y colectivas, con consecuencias que pueden llegar a ser catastróficas.

La esperanza sin fundamentos reales y sin las advertencias creadas por el miedo, es apenas una ilusión que puede llevar a la negación de los problemas o a confiar en resolverlos con base en una exagerada confianza en la creatividad y las capacidades de la mente humana, o en que la suerte o la intervención de alguien muy especial o un ser de naturaleza superior, nos salvará de las amenazas y el desastre. El puente que haría posible que estas emociones actúen armónica y eficazmente para evitar o solucionar los problemas en un contexto tan incierto, es en el conocimiento, es decir, en la fuerza de la razón.

Banco de la República baja las tasas de interés a 2,75 % Trump anuncia que EE. UU. pone fin a su relación con la OMS Tercera jornada de protestas en Minneapolis por caso de George Floyd

La desesperada situación por la llegada de la covid-19 a la Isla de Pascua, uno de los lugares más remotos del planetaPero la superación de la crisis que vivimos no es solamente un asunto que debe abordarse desde la ciencia y la tecnología; es esencialmente un asunto cultural y político. La armonización entre el miedo y la esperanza implica, además de apoyarse en la ciencia para entender la realidad, la transformación de los valores sociales y de las formas de gobierno, reemplazando el egoísmo por la acción colectiva, la avaricia por la generosidad, la violencia por la tolerancia, el autoritarismo por la participación, la corrupción por la honestidad y el consumismo por la mesura.

Si esta transformación se logra, será posible entender la realidad que vivimos y adaptarnos a las nuevas condiciones que nos impone. Si no se logra, no habrá futuro. En el Antropoceno no se trata simplemente de vivir; se trata de sobrevivir.

Leer más: Revista Semana »

RevistaPrepago RevistaPrepago RevistaPrepago. RevistaPrepago RevistaPrepago RevistaPrepago El covid no cambio nada. Se aprovechan de el para cambiar todo. El tubo tubo la culpa

CIDH condena el asesinato de 24 líderes sociales en el primer trimestre del 2020Colombia | De acuerdo al seguimiento realizado por la CIDH desde el mes de enero de 2020 a la fecha, al menos 24 personas defensoras de derechos humanos, líderes sociales, comunales, indígenas o afrodescendientes fueron asesinadas en el país.

Guía de impuestos en Colombia para el 2020Economía | Así podrá entender la Ley de Crecimiento en Colombia. kienyke conversó con Pedro Sarmiento (pesarmiento), socio director de Impuestos y Servicios Legales de Crowe Colombia (CroweColombia) sobre este tema.

El mismo fiscal que hundió a 'El Chapo' Guzmán asumirá el caso de Nicolás MaduroEl Departamento de Justicia fue el responsable de entregar el nombre de la personas que asumirá la investigación contra el mandatario venezolano, se trata de Brian A. Benczkowski. No tienen otra noticia que dar, llevan más de 24 horas con la misma noticia. Qué forma de manipular la información. ¿A que hora duermen ustedes? Y ese fiscal servirá para el culibajito?

Horóscopo del 30 de marzo de 2020Minuto30.com .- Cada día los astros nos deparan sorpresas, oportunidades y aprendizajes; preverlos pueden ser la diferencia entre aprovecharlos o dejarlos pasa

Guía para entender la recesión global en 2020El Fondo Monetario Internacional (FMInoticias) confirmó que el decrecimiento del PIB será incluso más pronunciado que en 2009 y que ya son 81 países los que han solicitado apoyo.

El mundo de la moda contra el coronavirus | CROMOSArmani, Ralph Lauren, Bennetton y Dolce & Gabbana son algunas de las marcas que han aportado millonarias sumas para luchar contra la pandemia.