No es Marx, es El Guasón

Redirecting to full article in 0 second(s)...

La política está retrasada, confundida por ideologías añejas, supersticiones y delirios de grandeza de sus dirigencias. Como se ha visto durante la pandemia, muchos dirigentes no están preparados para desempañarse en el nuevo mundo. Es hora de pensar, de investigar, de armar estrategias rigurosas. Se necesita trabajar con la mente abierta, sabiendo que la lógica política de hace cinco años es cosa del pasado.